13 de Abril de 2021
Noticia

Relevamiento de árboles asilvestrados de pecán

Comenzó en el departamento Concordia la identificación de plantas asilvestradas de pecán. El INTA impulsa un programa de identificación de árboles provenientes de semilla implantados en el país, con el fin de seleccionar plantas promisorias y generar un banco de germoplasma propio, que en el futuro provea a productores nuevos cultivares de pecán, adaptados a las zonas de producción.

Compartir
+A -A

El árbol de pecán (Carya illinoinensis) es oriundo de Norteamérica, Estados Unidos y México. Se trata de un árbol longevo, rústico y con gran capacidad de adaptación a distintos ambientes, fue introducido en el país a principios del siglo XIX y ha crecido fuertemente, convirtiéndose en una alternativa productiva con un importante agregado de valor de la producción.

Si bien, en Argentina existen cultivares de elevada productividad, por ejemplo, Stuart y Desirable para zonas templado húmedas y Western y Wichita para zonas áridas (Noroeste); es deseable contar con una mayor oferta de cultivares. Para esto, comenzó en el INTA Concordia la identificación de árboles provenientes de semilla implantados en la ciudad y zonas rurales aledañas, así como en los municipios de La Criolla, Puerto Yeruá y Colonia Ayuí.

En principio se localiza el árbol según sus coordenadas de GPS, luego se toman medidas dasométricas (Altura y diámetro a la altura del pecho). Posteriormente se evaluarán los frutos de cada árbol. De los árboles seleccionados se extraerán semillas para generar las progenies para los diferentes ensayos de los que se seleccionarán nuevos cultivares, adaptados para cada región.

Entre otras cosas se busca que los nuevos cultivares a registrar, tengan resistencia a la sarna del pecán, que es una enfermedad producida por un hongo, que produce pequeñas manchas circulares de color negro en las hojas, que en ocasiones pueden expandirse y formar grandes manchas sobre los frutos. Cuando los ataques son severos y no son controlados a tiempo se pueden generar fuertes defoliaciones y caída prematura de frutos.

Además, es deseable una elevada producción de frutos; que el rendimiento de la parte comestible sea igual o superior al 50 %; y que sea precoz, ya que el pecán no es un cultivo de producción inmediata, sino que comienza a producir frutos a los cinco años de implantado. La primera cosecha económicamente significativa se obtiene a partir de los 7 años. Contar con cultivares precoces permitiría a los productores comenzar a recuperar su inversión en menos tiempo.

 

Para más información:

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Concordia
Personas mencionadas:
Temas
Palabras clave