08 de Octubre de 2020
Noticia

Resultados preliminares de un módulo agroecológico

Es el primer módulo agroecológico inserto en Arrecifes. Se instaló en 2016 tras sancionarse una ordenanza de restricción del uso de agroquímicos. Aquí los primeros resultados de las campañas anuales de sorgo, soja, trigo, cultivos de coberturas y especies forrajeras.

Compartir
+A -A

Las estrategias pedagógicas y la formación en entornos productivos permitieron fomentar el trabajo conjunto entre instituciones al poner en funcionamiento un módulo agroecológico inserto en plena zona núcleo de la región pampeana. La experiencia que comenzó en 2016 ya obtuvo los primeros resultados en esta zona del norte bonaerense.

El entorno pedagógico favoreció el acercamiento de estudiantes y productores interesados en conocer alcances, rindes y manejo de este sistema productivo sustentable.

El módulo demostrativo en cuestión se emplazó en la Escuela Agropecuaria Martin Fierro N° 1, de Arrecifes (Buenos Aires) y resultó útil para el intercambio de experiencias, la generación de datos y la formación de futuros egresados que son hijos de las familias productoras de la comunidad. Esta experiencia pudo lograrse gracias al trabajo interdisciplinario e interinstitucional, entre el INTA (EEA Pergamino, AER Arrecifes e IPAF Región pampeana) y la Escuela, donde se destaca la labor de los docentes Fernando Brouver y Yesica Corvino, como así también las técnicas de la EEA Pergamino a Eugenia Sticconi y Verónica Monsutti.

Escuchar entrevista a Fernando Brouver

“El proceso incluyó jornadas y capacitaciones y la se convirtió sin dudas, en una herramienta motivadora y disparadora para muchos productores de la zona”, advierte el investigador del INTA Raúl Pérez, al explicar que el objetivo de esta experiencia lo que busca es generar conocimientos sobre tecnologías agroecológicas en el norte de la provincia de Buenos Aires.

La investigadora del IPAF Región Pampeana, Agustina Lavarello Herbin explica qué decisiones se tomaron y que acciones se proyectan: “el módulo se ubica sobre un lote de 5,85 has de superficie y su antecesor era una pastura degradada. Se subdividió en dos mitades: en una de esas dos mitades se planteó una rotación de cultivos agrícolas de cinco años de duración (2016-2022), basada en cultivos anuales (sorgo, maíz, soja y trigo), intercalados con cultivos de cobertura. En la otra mitad del lote se planteó una secuencia basada en cultivos forrajeros, en un principio anuales (avena-vicia) y luego perennes (pastura consociada). Se plantea que en el 2022 se invertirán las secuencias entre las dos mitades del lote”.

Los resultados de las campañas ya pasadas son los siguientes:

Para los investigadores, pedagogos, productores y técnicos , los rendimentos obtenidos son aceptables y comparables a los rindes obtenidos en la zona, aún sin la aplicación de insumos. Así, por ejemplo el trigo (2018/2019) producido en la escuela, bajo un manejo agroecológico, tuvo un rendimento de 3.25 tn/ha, con un margen bruto de 281.09U$S/há con  un rendimento de indiferencia de 1.56 Tn/há.  En cambio, en un lote de la zona, bajo un manejo acorde a las BPA, el mismo cultivo rindió 4.25 tn/ha, con un margen bruto de 290.06U$S/há pero con un rendimento de indiferencia de 2.21 tn/ha.

El módulo se hace en convenio con la Escuela Agraria ya que el proyecto pedagógico del establecimiento tiene entornos educativos en agroecología, tambo y producción porcina.

Cecilia Inés Contreras es jefa de la AER Arrecifes del INTA y explica que la Escuela Agraria Martín Fierro es una referencia para los productores desde hace mucho tiempo.

Considera que una de las fortalezas de esta experiencia conjunta radica en la elección de este establecimiento educativo.  

-Cómo es la relación entre la escuela, los productores y el INTA?
-La escuela es muy innovadora y lleva adelante muchos proyectos junto a las familias de la localidad. Tiene un reconocimiento para la comunidad de Arrecifes. Cuando yo me incorporé al INTA en 2015 la primera vinculación fue con esta escuela agraria. Agraria.

Nos hemos apoyado mutuamente desde entonces, en múltiples acciones. Cuando en 2016 se sanciona la ordenanza de restricción del uso de agroquímicos, donde la propia escuela queda en zona de exclusión, se plantea la posibilidad de hacer un módulo agroecológico, con enfoque pedagógico, para que los alumnos vean otras formas de producción y para que sirviera a las familias productoras vinculadas con la escuela. El módulo se hizo en el propio campo experimental de la escuela, bajo la forma de lo que ellos mismos denominan “entornos”.

- El modulo agroecológico favoreció la formación de nuevos grupos de Cambio Rural en la zona?
-Sí, aquí se conformó un nuevo grupo que se armó en 2018. Lo planteamos con el equipo del módulo donde participa el IPAF, técnicos de la EEA Pergamino del INTA, nuestra Agencia y los docentes de la escuela. En esa convocatoria hicimos un llamado puntual a productores interesados en iniciar una transición hacia la agroecología. Creíamos que iban a interesase en primer lugar aquellos que habían quedado en la zona de exclusión por la ordenanza, pero el 80% del grupo, no está en zona de exclusión, pero le interesa iniciar un camino hacia la agroecología. Desde la AER Arrecifes de INTA, nosotros nos apoyamos en el módulo porque sirve como referencia para este grupo de Cambio Rural, que, de igual modo, ya tomó un vuelo propio y no depende sólo del módulo pedagógico.

Lo que queremos plantearnos ahora como desafío es un grado mayor de interacción entre el diseño del módulo y el manejo productivo de los que integran el grupo Cambio Rural, con las demandas que nos traen de biofertilizantes, variedades de maíz, entre otros temas.

Se sabe que la expansión de la frontera agrícola, condujo a la derivación de una serie de conflictos entre aquellos que habitan zonas rurales y quienes viven en los periurbanos. En el artículo científico que los responsables del módulo presentan, explican con claridad que trabajan en franjas donde coexisten dinámicas socio económicas culturales y ambientales con variados niveles de problemáticas. “Estos conflictos son los que derivaron en la definición de las zonas de amortiguamiento, entendidas como interfaces que permitan un ordenamiento ambiental del territorio, para optimizar la gestión del riesgo de la aplicación de agroquímicos y la convivencia de los valores productivos, ambientales y patrimoniales”. Lo que les permite la agroecología, es estudiar los procesos ecológicos aplicados a los sistemas de producción agrícola y proveer alternativas para mantener un alto número de especies, diversidad genética en el tiempo y el espacio y una estructura compleja del ecosistema agrícola.

[1] Los datos sistematizados serán presentados en el Congreso SOCLA 2020 que se llevará a cabo en el VIII Congreso Latinoamericano de Agroecología, que de modo virtual, tendrá sede en Montevideo, Uruguay, el  25, 26 y 27 de noviembre de 2020.

Para más información:

INTA IPAF Pampeana ipafpampeana@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: