23 de Diciembre de 2019
Noticia

Se consolida la investigación sobre consumo de bloques nutricionales de melaza

El grupo de Investigación en Producción Animal del INTA EEA Santa Cruz evalúa el consumo de bloques nutricionales de melaza sobre terneras Hereford y ovinos de raza Merino y Corriedale. En el marco del trabajo, el INTA rubricó un convenio de asistencia técnica con la empresa que fabrica el producto, Lince S.A., que tiene como objetivo principal incrementar la productividad de la ganadería ovina y bovina.

Los trabajos, que se desarrollan, se iniciaron en el Campo Experimental del Potrok Aike y en las Estancias Laguna de Oro, San Cristóbal y Punta Loyola
Compartir
+A -A

Desde hace un año el grupo de Investigación en Producción Agropecuaria del INTA EEA Santa Cruz evalúa el consumo de bloques nutricionales de melaza sobre terneras Hereford y ovinos de raza Merino y Corriedale.  Los trabajos, que se desarrollan en la zona sur de la provincia, se iniciaron en el Campo Experimental del INTA (Potrok Aike) y en las Estancias Laguna de Oro, San Cristóbal y Punta Loyola y actualmente se han sumado productores de María y Las Horquetas, mientras que se está trabajando para realizar actividades en Coy Aike y Tres de enero.

Cuando comenzaron las actividades, los investigadores apuntaron a cuantificar el consumo de bloques de melaza en vaquillonas de recría, en borregas, borregos y ovejas; conocer la respuesta productiva y reproductiva de los animales y analizar la respuesta de la estructura física de los bloques -que se suministran a la intemperie- frente a diferentes variables climáticas.

En el marco de este último objetivo en septiembre pasado se realizó una recorrida por la zona sur de Santa Cruz para conocer la opinión de los ganaderos con respecto al producto y al formato del bloque, a fin realizar las mejoras necesarias para facilitar su uso, incluyendo flete, almacenamiento y distribución en los establecimientos. También se evaluó el comportamiento de la estructura física de los bloques frente a diferentes variables climáticas: temperaturas, precipitaciones, humedad, y viento, entre otras. Para evaluar si mantienen a lo largo del tratamiento su estructura física y química se tomaron en cuenta variables climáticas, registradas por una Estación Meteorológica del INTA ubicada en el Campo Experimental Potrok Aike.

Como resultado de este relevamiento se pudieron detectar distintos problemas relacionados con dificultades para suministrar el producto a los animales. Según informó el Ing. Agr. Rodrigo Gallardo; a partir de estos avances  se propuso “modificar el tipo de bloque –pensado y diseñado para la zona norte del país- para que se adapte a las situaciones climáticas de nuestra región”. “Los bloques originales, por su forma cilíndrica, se vieron muy afectados por el fuerte viento y eso afectó el consumo. A partir de las modificaciones vamos a volver a evaluar la respuesta del ganado”, indicó.

En el marco del trabajo, el INTA rubricó un convenio de asistencia técnica con la empresa que fabrica el producto, Lince S.A., que tiene como objetivo principal incrementar la productividad de la ganadería ovina y bovina de los establecimientos agropecuarios, a través de la mejora de indicadores críticos como el aumento en kilos de carne, número de cabezas, rinde y calidad de lana a partir de la suplementación de alimentos, con especial énfasis en la suplementación nutricional en años o épocas críticas.

El acuerdo también apunta a establecer planteles experimentales para el monitoreo, a los efectos de determinar el consumo del suplemento ofrecido y su impacto a nivel productivo y económico y difundir la información generada para que los ganaderos la puedan implementar en sus establecimientos. Las tareas, volcadas en un plan de trabajo elaborado en forma conjunta que se encuentra en ejecución, se desarrollarán durante dos años.

El bloque de melaza es un suplemento nutricional, presentado en forma sólida, que facilita el suministro de, melaza en un 55 % siendo fuente de carbono, proteínas, minerales y vitaminas, a los fines de mejorar la digestibilidad del pastizal. Cuenta con un alto contenido de azúcar proveniente de la melaza concentrada, lo cual proporciona un importante suministro de energía fermentable por la microflora del rumen para ayudar a estimular la fermentación ruminal y la digestión del forraje.

Las fórmulas para ovinos y bovinos son diferentes y pueden ser ajustadas a las necesidades de la zona donde vayan a ser utilizados teniendo en cuenta el tipo de agua que los animales beben y el alimento que consumen, a fin de cubrir los requerimientos nutricionales de los animales en las diferentes estaciones del año, cubriendo las necesidades con la suplementación adecuada.

Los investigadores tienen como objetivo contar con datos productivos, cuantificar la respuesta de los animales en las distintas estaciones del año, a mediados del año próximo, aunque son optimistas sobre su impacto en la producción en base al consumo registrado hasta el momento. “Seguimos realizando pruebas, para contar en el 2021 con datos validados sobre el aporte de los bloques en un plan de suplementación estratégica, para poder hacer recomendaciones sobre cómo implementar la propuesta y en qué época del año hacerlo”, finalizó Gallardo.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Cruz
    • Río Gallegos
Personas mencionadas: Rodrigo Martin GALLARDO