25 de Marzo de 2015
Noticia

Silaje de maíz y sorgo: apuntar a la calidad

No todo lo que picamos posee la misma calidad. Teniendo en cuenta los costos del ensilado es fundamental conocer el valor nutricional de lo que embolsamos con el objetivo de lograr una mejor relación costo beneficio.

Compartir
+A -A

El corrimiento de la barrera sanitaria al río Colorado está cambiando definitivamente la forma de producir carne y leche en nuestro medio, en donde la producción de silajes de maíz y sorgo pasó de ser una reserva en momentos de sequías y falta de forrajes a ser una herramienta estratégica dentro del esquema económico, tanto de tambos como de establecimientos productores de carne.

El silaje de forraje verde es una técnica de conservación que se basa en procesos químicos y biológicos generados en los tejidos vegetales en un medio de anaerobiosis adecuada, a través del cual es posible obtener un alimento suculento y con valor nutritivo muy similar al forraje original.

Las producciones ganaderas intensivas a pasto requieren disponer de un mayor capital de trabajo para lograr cumplir al menos con dos objetivos: el incremento de la carga animal en los sistemas y la producción durante todo el año. En la época invernal, el crecimiento de las pasturas perennes desciende marcadamente por las bajas temperaturas y la escasa radiación solar, situación que puede remediarse, entre otras opciones, con la inclusión de silaje.

Maíz

El silaje de maíz de planta entera es el suplemento energético de menor costo, un complemento insustituible de la pastura en cualquier esquema de producción de leche y/o carne. Se adapta para la conservación y posterior alimentación del ganado debido a que logra un altísimo volumen de producción de materia seca en un solo corte, posee un alto contenido de hidratos de carbono fácilmente aprovechables y una relativa amplitud del período de cosecha.

Estratégicamente, posibilita el aumento de la carga animal o el mantenimiento de altas cargas anuales, corrige ciertos desbalances nutricionales (exceso de proteína, bajo porcentaje de materia seca) que se producen en otoño-invierno en pasturas de alta calidad y permite a los sistemas pastoriles una cierta independencia de la variable climática. Pero para poder lograr lo mencionado anteriormente debemos tener un maíz que logre una alta producción de materia seca digestible por hectárea con un bajo nivel de fibra detergente neutro (FDN) para permitir una elevada ingesta y ser eficientemente utilizado por los rumiantes. El rendimiento de materia seca del cultivo es función de numerosos factores genéticos y ambientales que interactúan entre ellos.

El maíz para silaje presenta una alta demanda de nutrientes y agua, por lo que a la hora de planificar su cultivo se requiere de un planteo técnico que permita cubrir estas necesidades. Los requerimientos de fertilización de un maíz destinado a silaje son los mismos que los de grano, pero es importante tener en cuenta que se está picando la planta entera, por lo que la exportación de nutrientes a través de la materia seca es mayor que si sólo se cosecha grano, debiendo ajustarse la misma para evitar un balance negativo.

La alta calidad de materia seca está compuesta por una parte vegetativa (tallos+hojas) y una reproductiva (espiga). La producción de granos es fisiológicamente mucho más exigente que la de tallos y hojas, por lo tanto se debe optimizar todos los factores que permitan expresar el máximo rendimiento ya que ante una limitación, la componente reproductiva será la más afectada en comparación con la de tallos y hojas.

Las prácticas de manejo como la elección del ciclo del híbrido, fecha y densidad de siembra, fertilización y el riego tendrán una acción directa sobre la producción de follaje, la capacidad de interceptar la radiación incidente y en consecuencia sobre la cantidad (rendimiento de materia seca) y la calidad de materia seca producida. A la hora de determinar qué híbrido sembrar, primero habría que definir cuál es el requerimiento de nuestro sistema de producción. Sobre la base de esto, algunos sistemas requieren silajes que posean una alta concentración energética, otros precisan lograr el mayor volumen de materia seca producida (silajes voluminosos) y existen aquellos que buscan silajes equilibrados en cuanto a grano y hoja más tallo. En un ensayo realizado en la EEA Valle Inferior, llevado a cabo en conjunto con la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, se evaluó la aptitud forrajera de 40 híbridos de maíz implantados en Viedma sin limitaciones hídricas ni nutricionales sembrados a mediados de octubre. El rendimiento medio de materia seca para todos los híbridos se ubicó en 23 toneladas por hectárea (Figura 1), con un valor de materia verde promedio de 65 toneladas por hectárea, presentando diferencias principalmente debido a si los ciclos de los híbridos son largos, intermedios o cortos.

Con respecto a la aptitud forrajera se analizó la digestibilidad, la proteína bruta, la energía y la fibra detergente ácida y neutra de tallos, hojas y mazorca del forraje en el momento óptimo de corte (35% de materia seca) y observándose que los que más energía digestible rindieron no son, principalmente, los que más materia seca produjeron.

El rendimiento por hectárea está muy influenciado por el ciclo del híbrido, por la densidad de siembra, la altura de la planta y el momento de cortapicado. El mayor aporte de energía del silaje (megacalorías por kg) está dado, principalmente, por la cantidad de grano y por el contenido de almidón del mismo. Las condiciones ambientales durante el crecimiento del cultivo son el principal factor de influencia sobre la digestibilidad de la fibra detergente neutro (FDN). Es por esto que debemos elegir aquellos híbridos que mejor se ajusten a nuestro planteo productivo, seleccionando aquellos con una alta producción de materia seca por hectárea con destino cría y para la terminación de novillos o vacas lactantes los que posean la mayor concentración de energía digestible por hectárea con bajos valores de FDN. (Figura 2). Conocer estos parámetros para la elección de híbridos es primordial. Sin embargo, es una información que, por el momento, no siempre se encuentra disponible.

Es importante tener en cuenta que si se tiene un silaje de excelente calidad pero de baja producción de materia seca, cuando en los valles existen las condiciones óptimas para la plena expresión de los híbridos, no permitirá maximizar la rentabilidad de nuestro sistema de producción.

Obtener silajes con la mayor cantidad de materia seca y de óptima calidad ayudará a reducir considerablemente los costos de alimentación e incrementar la producción de carne o leche.

Picado

Un punto clave para conservar la calidad que posee la planta de maíz en el campo y mantenerla en el silaje es la cosecha, que en su gran mayoría en la zona se realiza a través de contratistas, por lo que el momento de picado está altamente influenciado por la disponibilidad de éstos en tiempo y forma y por las condiciones meteorológicas, incurriéndose normalmente en pérdidas de calidad por atrasos en dicho momento.

La alternativa de equipo propio sólo es viable para productores de gran escala o para aquellos que logran algún nivel de asociativismo compartiendo la maquinaria (en su mayoría equipos usados en buen estado) además de tener una adecuada planificación de las tareas.

Los contratistas rurales especializados en la confección de silaje disponen de equipos de mayor escala. Por lo general cuentan con picadoras autopropulsadas de tracción hidrostática con un ancho de trabajo que al menos triplica la capacidad en relación con los equipos de arrastre, el traslado del material picado lo realizan con camiones volcadores de mayor cubicaje y agilidad que los vagones forrajeros, además de disponer de embolsadoras autopropulsadas de al menos 9 pies.

Los tiempos operativos del picado por las condiciones en que se cultiva en los valles son superiores a otras zonas, situación que eleva sus costos. Sin embargo, las altas tarifas tienden a disminuir cuando los rendimientos obtenidos son altos.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Río Negro
    • Viedma
Personas mencionadas: