13 de Noviembre de 2020
Noticia

Solidaridad hacia la Seguridad y Soberanía Alimentaria

Compartir
+A -A

Laura Tanzariello, Lic. en Psicología inicio en 2008 su trabajo en el ProHuerta.INTA.MDS, como responsable técnica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fueron casi 10 años de desempeño territorial en CABA, en los que Laura enfatiza “el vínculo con la gente, único y especial, el trabajo compartido y conjunto con las personas es lo que más valore y sigo valorando. El trabajo en territorio tiene esa satisfacción para mí, toda la riqueza de la tarea son los vínculos que se construyen y la transformación y crecimiento de uno como persona a través de esa labor, ¡es sorprendente!”

En el periodo 2008- 2017 el desafío para Laura fue desplegar el proyecto de “agricultura urbana” en CABA, que se tradujeron en años de trabajo apostados en brindar herramientas para el desarrollo del programa en la ciudad. La estrategia destacada consistió en la construcción de redes institucionales y vinculares para sostener los proyectos sociales y comunitarios que, “permitió acompañar a personas, familias y grupos en procesos organizativos y sociales en pos de la soberanía y seguridad alimentaria.” Se construyó una red de promotoras/res enfocados y comprometidos en la tarea de multiplicar todo lo aprendido sobre la autoproducción de alimentos. Tanzariello revela, “juntes fuimos aprendiendo y conformando una gran familia. El logro más grande fue la solidaridad construida para ayudarnos entre todes y la generosidad de no privar a nadie del saber y conocimiento.” Ella pondera con particular énfasis este ciclo en su desempeño profesional “el trabajo en el territorio CABA fue un hito, de gran crecimiento personal y profesional, de una riqueza enorme.”

El ProHuerta, MDS.INTA, programa alimentario nacional, se visualiza como especial desde varias dimensiones, “en primera instancia los trabajadores y trabajadoras que lo llevan adelante en cada rincón del país, tienen un don especial, traducido en capacidad de servicio, solidaridad y compromiso. Otro aspecto es el tipo de metodología con la que se trabaja, donde la participación de la comunidad es central. La generación de promotores y promotoras como multiplicadores de saberes y acciones en sus barrios es una acción única y la clave de su éxito. Las personas que se acercan al Programa encuentran herramientas para resolver situaciones de su vida cotidiana, y el valor del trabajo colectivo.” Todos estos aspectos, asevera la licenciada “confluyen en la construcción de vínculos y lazos entre las personas conformando un entramado que solo crecerá.” 

El itinerario profesional de Laura luego del trabajo territorial en CABA, continúa con cambios, en 2017 se integra al equipo de la Coordinación Nacional de gestión INTA del ProHuerta, en la articulación operativa interinstitucional. La gestión desde la coordinación del programa es significativa para Tanzariello, “sin lugar a dudas un hito importante en mi trayectoria laboral. Una etapa de aprendizaje muy rica de experiencias a nivel laboral como personal.” Este espacio de gestión propició una mirada más integral del programa para Laura, que sostiene, “me permitió entender los diversos aspectos que tiene una política social de estas dimensiones y todas las variables que la atraviesan.”. Al mismo tiempo la participación en este equipo le facilitó desarrollar e incorporar en las prácticas una concepción de mucho respeto hacia cada trabajador y trabajadora que forman parte del programa, “ya que gracias al esfuerzo de cada une y con trabajo en equipo, puede ser lo que hoy es el programa”. En esa etapa el ProHuerta, para Laura logro “sostener, transformar y amplificar un programa en un contexto de desinversión de la obra y la política pública. El programa logro acompañar procesos importantes de desarrollo local y comunitario, y sobre todo restableciendo derechos a comunidades olvidadas”, y resalta “las obras de acceso al agua fueron las más destacadas”.

Laura, que sigue hasta la actualidad en el equipo de gestión de la coordinación nacional INTA del ProHuerta.MDS.INTA, valora al programa por su aporte a la dignidad a las personas y comunidades, porque construye ciudadanía. El trabajo conjunto desarrollado en la trama social entre los diferentes actores del programa con otros/as del estado, la comunidad y las organizaciones, colectivos y grupos promueve  “la transformación de la realidad de las personas consideradas como sujetos de derechos, actores sociales con capacidad de gestionar su vida diaria, premisa que subyace en la labor de los y las trabajadores del Programa” y  en el mismo sentido suma que el ProHuerta es “un programa de gestión estatal único que promueve valores y restablece derechos.”

La solidaridad es un valor que impregna las prácticas en el ProHuerta, a la vez que se promueve como valor en el hacer cotidiano en el marco de la trama estado- comunidad, subraya Tanzariello que “la solidaridad para con los otros es el motor del programa, esto motiva y mueve a millones de personas  a no quedarse con todo lo que aprende. Ese círculo infinito de solidaridad es el aporte más grande que el programa hace en pos de la soberanía alimentaria, ya que genera un sinfín de saberes que no se detiene y hace libres a quienes lo reciben.”

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: Laura Soledad TANZARIELLO