27 de Agosto de 2019
Noticia

Un consorcio para controlar la leucosis

El martes 6 de agosto, en el INTA Rafaela se realizó un seminario sobre los avances del ensayo de vacunación contra leucosis bovina, una vacuna desarrollada desde el año 2009, por el Instituto de Virología del INTA Castelar en conjunto con la Universidad de Lieja (Bélgica) y cuyas pruebas de eficacia las realiza desde el 2015 el grupo de Sanidad Animal de la EEA Rafaela. También se presentaron los planes futuros para el control de la enfermedad.

Parte del equipo del proyecto
Compartir
+A -A

Durante el seminario, el Dr. Luis Calvinho presentó el equipo de trabajo y realizó una introducción sobre leucosis, la Dra. Karina Trono habló sobre la historia, el presente y los escenarios futuros, y el Méd. Vet. Guillermo Suárez Archilla presentó la evaluación de la eficacia de una cepa atenuada de BLV para prevenir la infección natural por leucosis en un rodeo lechero.

Con motivo de esta actividad, entrevistamos a la Dra. Karina Trono, Directora del Instituto de Virología del INTA Castelar (CICVYA), y coordinadora de este desarrollo, quien nos ofreció información sobre el impacto de la enfermedad, las etapas del proyecto y la conformación de un Consorcio regional para controlar la enfermedad en América latina y el Caribe.

Impacto de la leucosis en los tambos

La leucosis es una enfermedad viral que afecta a los bovinos lecheros, especialmente, y provoca tumores que son fatales en el 10% de los animales que infecta. Es decir, los mata después de un período de incubación.

Además del impacto económico directo que genera por matar a los animales (alrededor de US$ 5000  por cada vaca muerta por linfosarcoma) genera un impacto indirecto porque provoca obstáculos en la comercialización y pérdida de mercados. Ello ocurre porque los bovinos que están infectados no se pueden vender, sobre todo a países de la región y del Mercosur. Y tampoco se puede comercializar material genético de esos animales, como semen y embriones.

A nivel mundial está globalmente distribuida, y en todo el continente americano y en los países que producen mucha leche hay altos niveles de infección. Particularmente, en Argentina sabemos que casi el 100% de los rodeos está infectado, con un alto nivel de infección individual que supera ampliamente el 30%.

En las zonas de alto nivel industrial, como las zonas de Rafaela, todo Santa Fe y las cuencas de Córdoba, está alrededor del 100% de animales infectados con este virus.

El trabajo del INTA: la vacuna

El INTA desde hace muchos años estudia esta infección, conoce bien el comportamiento, y de lo que nos dimos cuenta es que hay que convivir con la infección y utilizar herramientas que no afecten demasiado la gestión y el manejo productivo, y que puedan interferir en la transmisión del virus.

Nuestro grupo de trabajo del INTA Castelar, en colaboración con la Estación Experimental de Rafaela, estamos desarrollando una vacuna en base a un virus vivo modificado atenuado, que genera una infección que no se transmite, pero que permite proteger contra la cepa de campo.

La vacuna que estamos desarrollando en el INTA permitiría reducir los niveles de prevalencia gradualmente. A medida que usamos la cepa modificada, la cepa de campo no se contagia al rodeo libre, entonces cada vez tenemos más población de individuos que se quedan sin infectar con la cepa de campo, a medida que sacamos la cepa atenuada del rodeo. Conclusión que en un período completo de reposición de alrededor de 4 a 5 años (depende del nivel de reposición de cada establecimiento) la infección de campo quedaría extinta y quedaríamos con un rodeo libre.

La vacuna tiene más de 10 años de desarrollo, y fue un desarrollo lento por dos razones: una, porque hay que usarla en el contexto real productivo y esta es una enfermedad lenta que –por lo tanto- la herramienta de control es lenta. Y la segunda es que al ser un virus que está modificado genéticamente, tiene una restricción regulatoria que nos hizo ir dando paso a paso de una manera muy lenta porque fue controlada de una manera muy estricta por la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA) y por SENASA. En este momento estamos en el cuarto ensayo que ya nos permite pensar en una rápida desregulación y en la producción de un prototipo para avanzar hacia un piloto.

Un consorcio regional para controlar el virus

El INTA, pensando en las alternativas para el control de esta infección, tuvo en cuenta una propuesta que hay a nivel regional, que la financia Fontagro (Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria), y que nos da la posibilidad de financiar a cada país que conforma un proyecto que en este momento estamos desarrollando,

Actualmente el INTA está formando un consorcio con países de América Latina y el Caribe, donde la propuesta es generar una plataforma de control regional de la Leucosis bovina. En este consorcio participan Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Colombia, Uruguay y Argentina.

Esto es porque en todos los países de la región hay un alto nivel de infección, y en cada país hay un contexto productivo diferente y una manera de resolver la infección que –probablemente- sea diferente.

El INTA propone el uso de la vacuna como un piloto y los otros países, dentro de la misma propuesta Fontagro, van a proponer otras maneras de controlar la infección.

Las estrategias

La propuesta del INTA va a ser usar en Argentina esta vacuna, en un piloto controlado, donde procuremos extinguir la infección en un período de reposición de 4 a 5 años.

Este proyecto Fontagro está en fase semilla, y la idea es avanzar hacia un proyecto consensuado que tenga un horizonte temporal de 3 a 5 años, donde el INTA proponga como piloto el uso de la vacuna y hay otras dos propuestas que van a ser discutidas para también formar parte del mismo proyecto consensuado.

Las mismas son: control genético (en base a la selección de individuos que generen poca transmisión del virus) y profilaxis sanitaria (basada en el manejo selcetivo, o sea, detectar los animales que naturalmente tienen baja carga proviral y transmitan poco)

Entre esas tres estrategias, que tienen el mismo objetivo que es reducir el contagio, se va a conformar este gran proyecto consensuado donde cada país aplique la que sea más oportuna para su contexto productivo.

Video informativo de la plataforma regional de Leucosis Bovina https://youtu.be/BJrP78JuEPs

El equipo del INTA Rafaela que trabaja con la Dra. Karina Trono está compuesto por: Luis Calvinho, Guillermo Suárez Archilla, Alejandro Abdala, Cecilia Camussone, Ana Inés Molineri y Oscar Warnke.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Fe
    • Rafaela
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Castelar