03 de Junio de 2015
Noticia

Una apuesta del INTA para la diversificación varietal en caña

Más de 250 productores, técnicos, contratistas e integrantes de organismos e instituciones vinculadas al sector participaron de la presentación de las 4 variedades de caña de azúcar inscriptas recientemente por el INTA en el INASE.

Con una exitosa concurrencia de más de 250 productores, técnicos, contratistas e integrantes de organismos e instituciones de investigación vinculadas al sector se presentaron las 4 variedades de caña de azúcar inscriptas por el INTA ante el INASE
Compartir
+A -A

L 91-281, INTA NA 89-686, INTA NA 91-209 e INTA CP 98-828 se instalan como 4 opciones de recambio o complemento de otros cultivares en los diferentes ambientes de Tucumán, el NOA y el NEA, donde se está extendiendo la superficie cultivada hacia zonas no tradicionales. De esta manera, se busca diversificar la oferta varietal, sobre todo en Tucumán donde más del 80% de la superficie se encuentra ocupada con LCP 85-384.

El evento contó con la presencia del Director de Agricultura del Gobierno de Tucumán, Ing. Gustavo Páez Márquez; el Vicepresidente del Consejo Regional Tucumán-Santiago del Estero del INTA, Lic. Gastón Guerineau; en representación del INTI, Ing. Gustavo Rossini; el Director de la Estación Experimental Agropecuaria Famaillá del INTA, Ing. Mariano Garmendia; el Coordinador del Programa Nacional de Cultivos Industriales, Ing. Alejandro Valeiro.

Garmendia destacó la importancia que tiene para la Institución la inscripción de 4 variedades de caña. “Hoy estamos presentando 4 variedades en el INTA Famaillá, lo cual es un orgullo para nosotros. Después de varios años, estamos volviendo con una política mucho más fuerte en el tema, con una visión estratégica a corto, mediano y largo plazo. Creemos que la caña tiene un gran futuro en el país. Es un cultivo que tiene una capacidad de transformación de energía maravillosa y tenemos todas las condiciones para profundizar, trabajar y avanzar en eso”, indicó.

Específicamente sobre el aporte de estos nuevos cultivares al sector en la provincia, el Director de la EEA Famaillá señaló que “estamos buscando diversificar la oferta varietal que hoy tenemos en Tucumán, prácticamente una monovariedad que ocupa el 80% de nuestro cañaveral. Entonces, cuando esa variedad tenga un problema, ese problema va a ser grave para la provincia. Por eso, tenemos que ser responsables y volver a una etapa que ya ha tenido Tucumán, con un cañaveral más diversificado, con variedades que no superen el 25 o 30% de la superficie total”.

En el mismo sentido, Roberto Sopena, Jefe del Grupo Caña de Azúcar, explicó que “hay una sobreconcentración en una variedad que tuvo muchas virtudes como buena acumulación de azúcar, buen rendimiento cultural, buena calidad fabril, con posibilidad de ser cosechada de principio a final de zafra. La situación es que hoy más del 80% de la superficie esta cultivada con esta variedad, lo cual constituye un riesgo para la sustentabilidad del sector, puesto que nos expone a la aparición de plagas, enfermedades. De hecho, en 2004-2005, LCP 85-384 quebró su resistencia a la roya marrón y, con los caños, fue incremento la sensibilidad y susceptibilidad. Hoy estamos viendo ataques muchos más temprano en esa variedad que en otras. Por eso, es oportuna esta salida que hicimos con cuatro alternativas para diversificar. Son materiales que venimos trabajando y evaluando hace 9 campañas, lo que nos da la seguridad de que el perfil madurativo de los mismos está reconocido, estabilizado y debidamente probado en las condiciones de la Provincia. Ya hay lotes comerciales de estas variedades que están teniendo una muy buena aceptación de los productores”.

Con este fuerte trabajo en mejoramiento genético, el INTA continúa buscando el desarrollo del sector sucroalcoholero en el país. “Desde una visión institucional, el objetivo general que nos vamos proponiendo como Institución es mejorar la eficiencia de la producción, con acento en la eficiencia energética. Es decir, ir cambiando nuestra concepción sobre cómo tenemos que producir y hacia dónde tenemos que ir como país. También, incrementar los niveles de sostenibilidad ambiental y social en el sector sucroalcoholero ya que, sin dudas, la caña de azúcar es el cultivo que más impacta en la sociedad en término de productores. Hoy, en Tucumán, tememos más de 4.500 productores vinculados a la actividad y eso nos da un impacto del derrame económico que eso genera en la sociedad”, manifestó Garmendia.

Por último, destacó la articulación interinstitucional que está realizando el INTA Famaillá junto a organismos de otras provincias, a través de la Red Caña, para atender la expansión del cultivo en Argentina. “También estamos pensando en la caña de azúcar en el norte, en Salta y Jujuy, en Misiones, Corrientes, Santa Fe. Estamos pensando en la expansión del cultivo porque tiene todas las condiciones ecológicas para avanzar y ser un cultivo importante dentro del país, para lograr que tenga viabilidad técnica, social y económica”.

En la jornada, además, se abordaron temáticas vinculadas a la temática como el rol de la Institución en el sector sucroalcoholero en los últimos años, los principales ejes de innovación tecnológica, la propuesta integradora del Programa de Mejoramiento Genético de Caña de Azúcar del INTA y los avances del trabajo interinstitucional para la evaluación de cultivares con la Red Caña.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Tucumán
    • Famaillá