23 de Mayo de 2012
Noticia

Una jornada con visión de futuro

Amplia concurrencia en las “I jornadas nacionales de tomate fresco” en Gorina, partido de La Plata. Productores, técnicos y representantes de instituciones del ámbito nacional y privado participaron en las exposiciones, y mesas de discusión. La articulación entre instituciones, clave.

Los talleres, una de las modalidades de la 1º Jornadas Nacionales de Tomate Fresco
Compartir
+A -A

El encuentro  tuvo lugar en la Estación Experimental de Gorina del Ministerio de Asuntos Agrarios, con el objetivo de reunir el conocimiento que el INTA junto con otras instituciones ha generado en los últimos años en torno al tomate en fresco en el país.  Se compartieron con el sector productivo los resultados del trabajo de tres años de investigación, y se generó un espacio de debate con la comunidad local. Asistieron unas 100 personas, entre ellos profesionales de la investigación del INTA de las regiones del NOA, NEA, Cuyo, Buenos Aires y Patagonia Norte como también de cada una de las instituciones organizadores, y promotores asesores de Cambio Rural, asesores privados locales y representantes de organizaciones de productores locales.

La jornada mostró un gran esfuerzo de articulación inter–institucional. Participaron autoridades de las instituciones organizadoras, entre ellos el Director de la Estación Experimental de Gorina, Néstor Mezquiriz; el Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la UNLP, Pablo Yapura  y su Secretario de Investigación,  Cristian Weber; el Director de Transferencia de tecnología  y Experimentación del MAA, José Raúl Ceratto; y desde el INTA la Directora de la EEA AMBA Andrea Maggio, el Director de la EEA San Pedro, Miguel Sangiacomo y el Director del IPAF Región Pampeana, Gustavo Tito, además de los coordinadores de los proyectos vinculados al tema de las jornadas.

El tomate es uno de los cultivos hortícolas más estudiados entre el INTA , otros organismos estatales y Universidades de distintas regiones del país.

 

Cinco ejes: un producto

Cinco nudos temáticos, en torno a los cuáles hubo exposiciones y mesas redondas para la discusión, dieron el marco organizativo al  encuentro.

El primer eje fue el Panorama del cultivo y mercados, con el panorama local y mundial, y la comercialización del tomate, en el caso particular del Mercado Central de Buenos Aires. El Ing. Cosme Argerich (INTA La Consulta) y coordinador del proyecto nacional de Tomate  realizó un balance positivo de la jornada: “Fue un desafío interesante realizar una jornada nacional de tomate; esperamos  que nos sirva como el primer paso para continuarla en futuras reuniones. Este era el paso más difícil  y lo pudimos dar entre todos, con gran participación de todas las instituciones relacionadas al  tomate”.

El Mejoramiento y diversificación de la oferta dio el puntapié inicial para poner en debate el desarrollo de tecnología propia, lo cual tiene una significación socioeconómica como promotor del desarrollo local. Guillermo Gallardo, de INTA La Consulta, se refirió a los cultivares nacionales: “Nuestro objetivo no es crear una variedad por crearla, sino que se prolonga en la necesidad poseer tecnología varietal, semilla, que se pueda multiplicar por nuestros  productores y para ser aplicada  a  la producción local, con resistencias a plagas y enfermedades que afectan nuestra producción. Es como cerrar un círculo en donde el conocimiento científico va en apoyo de los desarrollos locales, ese es el objetivo de nuestro trabajo”.

Y  destacó la interacción con el sector productivo y la relación interdisciplinaria como potenciadora del trabajo de mejoramiento genético.

El tercer eje, Ingeniería de cultivo, abordó la temática del manejo de cultivos a campo y en invernáculo, como así también la evaluación de plantas injertadas. Por otra parte se profundizó en las técnicas para el aumento del cuaje de frutos a través del uso de hormonas y polinizadores. Susana Martínez, investigadora de la UNLP comentó que la Ingeniería de cultivo abarca el manejo del cultivo en sí para mejorar la calidad de los productos obtenidos: color, forma, aspecto, ausencia de podredumbres, resistencia al transporte, espesor de pulpa, etc., y especialmente el tamaño de los frutos comerciales para alcanzar precios mejores.

En esta oportunidad se mostró un trabajo de porta injertos. “Los resultados son los datos que venimos elaborando, que van a servir a los asesores y productores.”, aseguró Martínez.

En el eje Ambiente y fisiología las exposiciones se centraron en 4 temas: clima, suelo, agua, nutrición para producciones bajo cubierta. Se mostraron estudios de las respuestas de los cultivos con relación a las variables ambientales dentro de los invernaderos,  y de las características constructivas como estructuras, cubiertas, dimensiones y ventilación, entre otros. Otro tema clave fue el uso del agua de riego y el fertirriego, las condiciones del suelo y su recuperación.

“Nuestro objetivo es lograr, en el menor tiempo posible, un buen producto de calidad y con buen rendimiento, que le permita al productor vender la mayor cantidad de producción en el mercado”, explicó Norma Iglesias (INTA Alto Valle), referente de este eje.

Finalmente, el Manejo integrado de plagas y enfermedades mostró problemas y desafíos tecnológicos variados.  Andrés Polack (INTA San Pedro) señaló: “Cada plaga, cada enfermedad es un problema en sí mismo. Lo que se ha mostrado son todas las alternativas de manejo para intentar controlar estos problemas en un marco conceptual que involucra al manejo integrado  de plagas. Es muy importante el manejo sanitario ya que se juega entre tener un cultivo en producción o perderlo”.

Los trabajos de investigación abordaron especialmente el desarrollo de estrategias de manejo de plagas sobre la base del control biológico;  la reducción de costos y aumento de la eficiencia de los sistemas de monitoreo y pronóstico de plagas y enfermedades;  y el desarrollo o ajuste de prácticas de manejo que reduzcan la incidencia de plagas y enfermedades o favorezcan la aplicación del manejo integrado como el uso de polinizadores.

 

Taller con mirada a futuro

El tercer día de jornada, dio lugar a un taller con la finalidad de ajustar futuras líneas de trabajo. “El objetivo fue incorporar la percepción sobre esta temática de otros actores que asistieron a estas jornadas, como lo son los técnicos del sector privado y  del sector público que trabajan vinculados a esta actividad en la zona, y que no están incluidos en los proyectos del INTA, y tenerla en cuenta a la hora de reformular los proyectos futuros “, explicó Carlos Pineda de INTA La Plata, responsable de coordinar el espacio que reunió a más de 60 personas.

Se trabajó en torno a tres consignas: los problemas que persisten en la producción del tomate,; líneas de investigación y extensión que no están siendo abordadas por el INTA;  y  los actores con los que el INTA debería vincularse para comenzar a desarrollar las nuevas líneas de vacancias en investigación y extensión.

Algunos de los problemas centrales hallados fueron el Manejo de BPA, la comercialización y logística, la mano de obra, los problemas estructurales tales como la tierra, vivienda, agua, caminos, y la sustentabilidad de la producción. Se planteó la necesidad de profundizar la investigación en suelo y uso de sustrato, el sistema de alarmas sanitarias y climáticas,  el control biológico de plagas,  las variedades, las tecnologías aplicadas, la caracterización de los productores por zonas para pensar estrategias diferenciadas, y la comercialización, el consumo y marketing del producto.

Las Universidades, los Ministerios, SENASA, los Municipios, las organizaciones de productores, y los Mercados fueron algunos de los actores reconocidos para trabajar en conjunto.

“Empezar a convivir con la idea de la heterogeneidad nos da la posibilidad de repensar y ampliar la nueva cartera de proyectos”, concluyó Pineda.

 

La jornada que faltaba

Miguel Sangiacomo, Director del INTA San Pedro, se refirió a la jornada: “Es una muestra de la capacidad y las ganas que tenemos en trabajar y aunar esfuerzos entre instituciones. La Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la UNLP, el Ministerio de Asuntos Agrarios, el Colegio de Ingenieros Agrónomos del Cinturón Hortícola de La Plata, entidades privadas como ACOHOFAR (Asociación de Cooperativas Hortifrutícolas de Argentina) han aportado todo para que estas jornadas tuvieran la trascendencia y sean aprovechadas por la mayor cantidad de gente posible

Mientras que Andrea Maggio, Directora de la Experimental del AMBA, valoró la importancia de poder organizar la jornada en La Plata, pleno corazón de la producción de tomate en fresco en el AMBA y segunda zona productora del país por volumen de producción.  “Creo que estas jornadas deben servir para hacer visible nuestro trabajo, y hacer reconocer las características propias de nuestro territorio y a estos productores a los cuales nosotros estamos enfocando.” En esta zona el INTA viene trabajando desde hace mucho tiempo con el Programa Cambio Rural con grupos de productores hortícolas con un perfil familiar que diversifica la producción, siendo el tomate uno de sus principales cultivo. “Tenemos el desafío de poder ofrecerles una tecnología apropiada a sus condiciones y a su contexto.”, aseguró.

Por su parte, el director de IPAF Pampeano, Gustavo Tito, indicó: “Es la jornada que nos estaba faltando, porque el tomate en esta zona de La Plata es un cultivo emblemático no sólo para la agricultura familiar sino para la horticultura nacional, y empezar a pensar todas las características de producción que tiene y el valor agregado que puede tener, nos parecía un lugar clave para reunir a todos los actores: los productores, los viveristas, los semilleros, los comercializadores de insumos, de tal manera de empezar a buscar alternativas tecnológicas para esta gran variedad de actores que hacen tomate”.

De I Jornada de Tomate Fresco

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas:
Temas
Palabras clave