20 de Julio de 2020
Noticia

Verduras los 365 días del año

"Escalonamiento de siembra, producción de semillas, desarrollo de tecnologías y uso eficiente del agua son los pilares para tener una huerta durante todo el año”, así lo expresó Graciela Leguizamón, Directora de la EEA INTA Quimili,

Compartir
+A -A
INTA Quimilí lanzó el desafío de lograr que las huertas familiares, escolares y comunitarias de todo el Este santiagueño produzcan verduras a lo largo de todo el año. En muchos lugares, familias e instituciones trabajan en cooperación con INTA para el logro de este propósito.
Cuando recorro el territorio de influencia de mi EEA, disfruto cuando me encuentro con la presencia de huertas, en el ámbito familiar, escolar y/o asociaciones de vecinos, pobladores. También me ocurrió algunas veces que cuando pregunto por qué no veo huertas, me responden estamos en cambio de estación, aun no tenemos semillas. Eso lo entiendo, pero precisamente ahí está el desafío de INTA, de enseñarle a la gente y productores a guardar y conservar las semillas propias para el próximo periodo/ciclo agrícola  para que podamos tener verduras durante todo el año; que no nos quedemos sin verduras porque no tenemos la semilla”, explicó la Ing. Graciela Leguizamón, Directora de EEA Quimilí sobre el sentido de la campaña “Verduras los 365 días del año”.
Debemos generar estrategias para preservar, acondicionar y conservar semillas para el próximo ciclo agrícola. La conservación de las semillas producidas en la propia huerta aporta ventajas, tanto productivas como económicas, y activa el intercambio, el diálogo y el crecimiento de esta actividad en la comunidad; este es uno de nuestros próximos desafíos: trabajar sobre la producción de semillas. Debemos generar destrezas, habilidades tendientes a lograr semillas de buena calidad para la próxima campaña; la obtención de una semilla de calidad empieza en el momento mismo de la cosecha, con la selección de plantas o sectores del lote a ser usados como plantas semilleras o plantas que se dejaran semillar; hay que definir cuestiones como el secano, tipo de envases para guardarlas, condiciones ambientales donde almacenarlas, etc.
El tiempo que se conservarán vivas las semillas dependerá de la especie de que se trate, de que se hayan cosechado y secado cuidadosamente, del envase y la temperatura del ambiente en que se guarden.
Consultada sobre si es posible lograr el objetivo propuesto  respondió: “Esto es absolutamente posible. La huerta es el inicio de recuperar la capacidad de trabajo de las personas, el inicio de trabajar en familia. En esta situación de pandemia, estamos todos distanciados y aislados; este tiempo puede ser muy propicio para crear y gestar habilidades y argucias; incentivar, estimular a la gente alrededor de estas ideas de trabajo; gestar un ámbito comunitario, grupal de discusión, métodos y objetivos; es momento de compartir este tiempo en familia y para ello la huerta. Necesitamos gente que lo quiera hacer, no para INTA sino para para su propio beneficio, de la   familia, para su grupo de trabajo”.
¿Dónde está el rol del INTA en todo este camino? Graciela Leguizamón respondió: “INTA tiene que capacitar en los puntos que estén flojos para lograr verduras los 365 días del año como por ejemplo en escalonamiento de siembra, producción de semilla, tecnologías para trabajar sin hablar de grandes y costosas cosas y el uso eficiente del agua. Esos son los pilares para alcanzar este propósito”.
La huerta en casa implica pensar mucho lo que queremos hacer de acuerdo a las posibilidades. Si no hay espacio podemos hacer huerta en recipientescomo están haciendo algunas familias de Palo Negro.  La huerta contribuye a tener limpio y ordenado el hogar, es sinónimo de limpieza,  salud, de bienestar. Estos días hemos visto muchas fotos de huertas de nuestra gente y eso me llena de orgullo por las personas con las que trabajamos como los promotores, los huerteros, las instituciones. Ver fotos de lugares como Lilo Viejo Patay donde antes no había huertas o de Palo Negro donde todo es salitre es una maravilla”, manifestó cargada de optimismo y orgullo.
Además adelantó que está gestándose un encuentro virtual de promotores de Prohuerta de todo el este santiagueño. “Será para que vean la gente que ellos –por los promotores voluntarios- son protagonistas. Ellos siguen trabajando a pesar de la pandemia, siguieron entregando semillas y acompañando a la gente en situación de pandemia”.
Finalmente Leguizamón indicó que en el Este santiagueño existen más de 2000 huertas con importantes lazos de trabajo con organismos como la Municipalidad de Los Juries, ONG como Haciendo Caminos, Fundación Dignamente, escuelas, movimientos sociales, Mundo Sano y tantos otros como los merenderos y comisiones municipales e intendencias. “Son muchas manos trabajando juntas y mientras estas no se suelten va a funcionar no importa la situación que atravesemos. En esas situaciones debemos ser más fuertes y tratar de hacer mejor las cosas, pedir y ofrecer aun cuando pensemos que peor no podemos estar. Esa es la forma en que iremos multiplicando este buen trabajo. La gente tiene que ser protagonista”.
Para más información:

Marcelo Lagos

INTA Comunicación Quimili

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santiago del Estero
    • Quimilí
Personas mencionadas: Marcelo LAGOS