Laboratorio

Laboratorio de suelo y agua del INTA Famaillá: un servicio de excelencia para el sector productivo

El análisis de suelo, acompañado de buenas prácticas agrícolas, es una herramienta valiosa, de bajo costo, que ayuda a chequear y mantener la productividad.

Servicio pago: Si
Información sobre la forma de pago: Las tarifas continúan vigentes.
Teléfono de contacto: 03863-461048 (Interno 140)
Sedes INTA: EEA Famaillá
Área geográfica que alcanza el servicio:
    • Argentina
    • Tucumán
Compartir
+A -A

Para lograr un buen rendimiento en los cultivos y buena calidad en los productos, debe mantenerse el equilibrio de los nutrientes. La desproporción de los mismos puede ocasionar deficiencias, toxicidades o interferencias de un nutriente con la absorción de los demás, causando estrés para los cultivos y disminución en la calidad y/o rendimiento. Así, el análisis de suelos es una herramienta fundamental para evaluar su fertilidad y capacidad productiva, constituyéndose en la base para definir la dosis de nutrientes a aplicar.

Para obtener rendimientos altos y sostenidos en el tiempo resulta imprescindible aplicar Buenas Prácticas de Manejo Agronómico (BPMA), integrando la fertilización con los demás aspectos del manejo de cultivos (sanitario, genotipos). En las amplias áreas de avance de la frontera agropecuaria en Tucumán y Santiago del Estero, las principales BPMA son la siembra directa con alta cobertura de rastrojos, la rotación de cultivos con gramíneas y la fertilización balanceada. Su aplicación permite ingresar en un “círculo virtuoso” con mejores rendimientos, más estables, y minimizar el deterioro del suelo. Existen sobrados estudios que demuestran que los suelos bien rotados y fertilizados mejoran su fertilidad física, química y biológica, beneficiando la sustentabilidad de los sistemas productivos.

El diagnóstico de las necesidades de fertilización, realizado en base a análisis de suelos, representa el camino más eficiente a seguir.

El análisis de suelo como herramienta de diagnóstico

Es una herramienta eficiente para conocer la disponibilidad de nutrientes del suelo o propiedades edáficas variables en el tiempo y espacio. También, es un elemento útil para estudios de aptitud productiva del suelo donde, además de las características variables, interesa conocer las propiedades permanentes que permiten definir la capacidad de uso, información central para la planificación de los cultivos y las rotaciones.

Este análisis permite determinar la disponibilidad de nutrientes en el suelo y la probabilidad de respuesta a la fertilización; definir dosis de nutrientes a aplicar; estimar dosis de enmienda para corrección de suelos (aplicación de yeso en suelos sódicos y calcita o dolomita en suelos ácidos o acidificados); monitorear salinidad-sodicidad en lotes regados; realizar mapeo de nutrientes para manejo sitio-específico; caracterizar y/o delimitar ambientes para el manejo diferenciado de insumos como complemento de la descripción y clasificación de los suelos a través de calicatas, pozos de observación y otras herramientas como las imágenes satelitales y mapas de rendimientos.

Laboratorio de suelo y agua del INTA Famaillá

Escoger el laboratorio adecuado

Para realizar análisis de suelos es necesario contar con un laboratorio apropiado, es decir, que proporcione resultados fiables y adecuados. Es importante considerar que muchos de los diagnósticos y las decisiones que se toman están basados, precisamente, en la información que éstos proporcionan. Una decisión errónea, además del perjuicio potencial originado por el error, genera desconfianza y desalienta el uso del análisis como herramienta de diagnóstico.

La implementación de sistemas de gestión de calidad, los controles interlaboratorios, el uso de materiales de referencia y la aplicación de ensayos normalizados son algunas de las herramientas utilizadas para controlar y corregir la falta de exactitud en los resultados analíticos de los laboratorios.

El Laboratorio de Suelos, Agua y Vegetales de la EEA Famaillá es participante activo de la Red de Laboratorios de Suelo, Agua y Vegetales (RILSAV) del INTA. Esta Red está conformada por más de 30 laboratorios distribuidos en todo el país, organizados bajo un modelo de gestión que permite mejorar su capacidad analítica individual y responder coordinadamente como un único laboratorio institucional. Trabaja con técnicas de análisis normalizadas y cuenta con frecuentes controles interlaboratorios de alcance nacional (institucionales y privados), gestión de la calidad, calibración de equipos y estrictas normas de higiene y seguridad.

Para informarse del tipo y costos de análisis que se ofrecen haga click en el archivo adjunto.

Contactar
CAPTCHA
Acepte el check para enviar