16 de Junio de 2021
Video

Producción agroecológica en contextos de encierro

El INTA, a través del Programa Pro Huerta, junto con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Servicio Penitenciario Federal, trabaja la capacitación y la producción agroecológica para la inclusión social.

Compartir
+A -A

En el marco de un proceso de formación que lleva adelante Pro Huerta para los agentes del Sistema Penitenciario, el pasado 16 de junio se llevó a cabo un encuentro virtual en el que se compartieron e intercambiaron experiencias. Participaron diferentes unidades penitenciarias del país con el objetivo de avanzar en la creación de nuevos dispositivos como espacios de formación e intercambio, en el marco de procesos productivos agroecologicos sustentables.

Para los internos estas prácticas representan la oportunidad de mejorar su alimentación, trabajar en equipo, adquirir un oficio, prácticas saludables y sustentables de trabajo. El objetivo es que a través de la capacitación de los agentes penitenciarios, el programa pueda contribuir a reducir la reincidencia, promocionando la futura reinserción social en el marco de la producción de alimentos agroecológicos y hábitos saludables de consumo.

Durante el encuentro se presentaron las siguientes experiencias:

-              Establecimiento Socioeducativo de Puertas Abiertas habitado por adolescentes, entre 16 y 18 años de edad, presuntos infractores de la ley penal – Ing Agrónoma Magalí Felici (AER Venado Tuerto, Santa Fe).

-              Centro de Menores N° 3. Localidad de Tartagal, Prov. Salta – Ing. Forestal Martin Galarza (AER Tartagal, Salta) y Prof. Sebastián Gómez, Tutor Pedagógico Secundaria Educación en Contexto de Encierro.

-              Servicio de la Unidad Penal 15 de Batán – Silvia Pessolano (AER Mar del Plata, Buenos Aires), Mauricio Navarro (AER Mar del Plata, Buenos Aires) y Oficial Alcaide (EG) Cristian Ludueña.

Para la Ing Agrónoma Magalí Felici  de la AER Venado Tuerto, Santa Fe, “esta actividad es muy buena para los chicos, de ser una rutina pasó a ser un espacio esperado por ellos. Sobre todo porque pueden llevarse el conocimiento y compartirlo con sus familias” y “rescato la disponibilidad de los chicos y de la institución, y principalmente lo que sentían los chicos con esta experiencia”.

“Esta experiencia habilita otro saberes, sobre todo recuperando lo que ellos saben, lo que ellos son. En un contexto social en donde se encuentran discriminados, es muy importante revalorizar sus conocimientos, los modos de cultivar que tiene con sus familias, sus maneras de preparar los alimentos” explicó el Prof. Sebastián Gómez del Centro de Menores N° 3 de la localidad de Tartagal, Salta. Y agregó “es una experiencia muy fraterna, muy humana, de mucho aprendizaje en cuanto a derechos y alimentación”.

“El espacio de aprendizaje que se ha generado me ha transformado, y creo que también ha transformado a cada uno de los que compartimos el trabajo porque va más allá de la relación que tengamos con las personas, acá hay una relación con la vida, una toma de conciencia sobre la vida”, reflexionó el Ing. Forestal Martin Galarza  de la AER Tartagal, Salta, y subrayó que, “es una transformación que requiere tiempo, paciencia y responsabilidad, como parte de un colectivo que produce alimentos y otros bienes y servicios, como por ejemplo, la terapia”.

 

Referencias:

Localización geográfica:
Personas mencionadas: