Inicio

Un estudio del INTA San Luis determinó que la incorporación planificada en las rotaciones de centeno, cebada y triticale reduce hasta un 85 % la densidad de malezas y protege el suelo de la erosión eólica, característica de regiones semiáridas.