Cultivo del almendro

El almendro integra un grupo de frutales que no son tradicionalmente cultivados en la Patagonia Norte, aunque tiene una enorme potencialidad por su comportamiento agronómico y su muy buena rentabilidad y posibilidades de crecimiento.

Sin embargo es importante que el fruticultor tenga en cuenta algunas consideraciones generales y tecnologías básicas a efectos de minimizar errores en el diseño y plantación de esta especie.

El interés creciente en esta especie se basa en las ventajas que poseen casi todos los frutos secos, a saber:

  • Aumento sostenido del consumo a nivel nacional e internacional basado en sus propiedades como alimento sano.
  • Precios altos y con tendencia creciente en el mercado nacional e internacional.
  • Condiciones climáticas y de suelo favorable en la región.
  • Bajos requerimiento de mano de obra y posibilidades de mecanización del cultivo.
  • Conservación prolongada y de bajo costo facilitando la comercialización.
  • Creciente conocimiento regional de variedades, su manejo y potencialidades.
  • Aumento del uso de tecnologías de producción, conservación y mejoras en la calidad.
  • Posibilidad de obtener productos industrializados (aceites, pastas, harinas, etc.).
Descargar archivos de este documento
Publicado en:
EEA Alto Valle