Diagnóstico y manejo de enfermedades en girasol

Los factores que limitan la productividad del girasol están relacionados, entre otros, con el manejo de suelo y cultivo, condiciones de ambiente desfavorables y con factores bióticos, como las malezas, plagas y enfermedades. Entre las enfermedades bióticas prevalentes en las zonas productoras de girasol en la Argentina se destacan por su difusión e importancia la podredumbre húmeda del tallo, hoja y capítulo (Sclerotinia sclerotiorum); la verticilosis (Verticillium dahliae); el cancro del tallo (Phomopsis helianthi); el mildiu (Plasmopara halstedii); la podredumbre carbonosa (Macrophomina phaseolina); el tizón del tallo por Sclerotium (Sclerotium rolfsii); la mancha en escudete del tallo (Phoma oleracea var. helianthi tuberosi); la mancha del tallo y de la hoja (Alternaria helianthi); la roya negra (Puccinia helianthi); la roya blanca (Albugo tragopogonis); la mancha de la hoja por Septoria (Septoria helianthi); la podredumbre seca del capítulo (Rhizopus arrhizus); la podredumbre bacteriana (Erwinia carotovora); y el oidio (Erisiphe cichoracearum). Asimismo se presentan enfermedades abióticas (no infecciosas), como el corte de cuchillo y la fitotoxicidad por herbicidas hormonales.