Con la Rama Negra, se puede

Recomendaciones para que la maleza deje de ser un problema.

10 de Abril de 2012
Por Juan Carlos PONSA, Diego BUSTOS y Gabriel Picapietra
Con la Rama Negra, se puede

Rama Negra en el campo experimental de la zona de Rancagua.

Rama Negra (Conyza spp.) es una maleza que tiene a los productores de nuestra región a maltraer, pues su control no es tan simple y en algunos casos fue la causante de pérdidas importantes, hasta llegó a hacer desaparecer al cultivo, principalmente en su etapa inicial cuando la infestación es muy alta.

La Rama Negra es una especie que germina desde otoño hasta comienzos del verano y presenta gran habilidad competitiva frente a los recursos agua y nutrientes.

Dicha característica se puede apreciar fácilmente en períodos secos como el que atravesó la campaña corriente entre fines de 2011 y principios de 2012, donde en ambientes con limitaciones hídricas podía verse una planta de rama negra con un buen desarrollo vegetativo, mientras que el cultivo de soja presentó grandes deficiencias y, en algunos casos, con graves problemas de implantación.

La “lucha” contra la Rama Negra, requiere de algo más que aplicar y es por ello que para conocer más en profundidad el problema dialogamos con el Ing. Agr. Juan Carlos Ponsa del INTA Pergamino.

Corre como el viento

Esta maleza, que se encontraba en Brasil y Estados Unidos, comenzó a ser detectada como problema en cultivos extensivos hace algunos años en la zona de Entre Ríos. En la temporada 2008/2009 adquirió mayor difusión a partir de haber sido esa una campaña signada por una seca importante.

La forma en la que se expande la semilla (llega a recorrer 500 kilómetros desde su lugar de origen, a través del viento) facilitó su rápida difusión tras cruzar –seguramente- el Río Paraná, instalarse en la provincia de Buenos Aires y abarcar actualmente gran parte de nuestro país. Se reconocen varias especies dentro del género Conyza; las más difundidas son C. bonariensis, C. sumatrensis y C. chilensis.

En ese momento, la detección tardía de la maleza hizo que los diferentes tratamientos probados se volvieran inocuos y de allí en más, la historia es conocida para todos los productores.

Actualmente existen datos que permiten asegurar cierto control, lo cual significa un trabajo a conciencia sobre el terreno. Claro está que los tratamientos químicos hasta el momento han sido efectivos cuando el tamaño de las plantas está en estado de roseta y se van complicando a medida que la planta crece. Por otro lado, un cambio importante vinculado a la correcta rotación de cultivos, podría otorgar una solución de alto impacto para que el problema deje de ser tal.

Al que madruga…

La Rama Negra comienza a emerger a partir de los meses de abril y mayo. En ese momento se la puede encontrar en estado de roseta y, además, van ocurriendo distintos flujos de emergencia en los períodos otoño-invernales y primavero-estivales.

Ya en la primavera se expande, adquiere altura, alarga los entre nudos y en octubre puede alcanzar los 30-35 centímetros de altura, “es allí cuando se torna difícil el control con herbicidas, especialmente con glifosato” explicó Ponsa.

-¿Ante estos datos que se recomienda hacer?

-Cuando adquiere una altura superior a 30 centímetros es difícil controlarla porque presenta estructuras lignificadas y la translocación dentro de la planta es limitada. Es por eso que se han visto casos límite en que han manejado a la maleza con labranzas en el momento previo a la siembra de soja, en los meses de octubre y noviembre.

No obstante el control químico es exitoso si se lo practica temprano, en mayo o junio, donde las malezas se hallan emergiendo o en estado de roseta. Existe una alta probabilidad de poder controlarla con Glifosato más un herbicida hormonal como el 2,4-D; pero como su semilla emerge durante todo el ciclo hasta diciembre, se recomienda usar un producto residual. Dentro de ellos tenemos al grupo de las sulfonilureas, triazolpirimidinas, triazinas y al grupo de inhibidores de la enzima PPO. Es decir que una correcta aplicación sería en barbecho temprano usando Glifosato más 2,4-D más un herbicida residual.

Si las aplicaciones fueron realizadas correctamente vamos a ver buenos resultados aunque, debido al tiempo transcurrido, en el mes de septiembre pueden observarse nuevos nacimientos de la maleza. De ser así se podría utilizar una mezcla de herbicidas que contenga Glifosato más 2,4-D y algún producto residual cuyo control no afecte al cultivo a implantar; si es soja, podría utilizarse Diclosulam, Flumioxazin, Saflufenacil, entre otros.

Para evitar una futura resistencia de malezas a un determinado grupo químico de herbicidas, se recomienda mezclar ingredientes activos, la alternancia de los mismos y la rotación de los cultivos a sembrar; por ejemplo, la implantación de cultivos invernales o de cobertura, así como también las labranzas, dificultan el establecimiento y germinación de la Rama Negra. Sugerimos que, si bien los herbicidas pertenecientes al grupo de las sulfonilureas son los más difundidos, existen otros productos que son muy interesantes y con adecuado poder residual. Ya cerca de la siembra de soja, si no hemos realizado controles a su debido momento, la Rama Negra presenta una estructura mayor, con menor susceptibilidad a ser controlada químicamente por herbicidas y tal vez sólo tengamos soluciones más parciales y costosas por tal situación.

 

Acceda a la entrevista con Juan Carlos Ponsa


Para más información:

INTA Pergamino

Malezas

Ing. Agr. Juan Carlos Ponsa

(02477) 439028

permal@pergamino.inta.gov