El INTA Santa Cruz desarrolla un módulo para producir verduras en la Antártida

La Estación Experimental Agropecuaria Santa Cruz a través del Área de Investigación Forestal Silvopastoril, trabaja en la realización de un sistema hidropónico que permita cultivar verduras de hoja en la Antártida. El Proyecto surgió a partir de la demanda del Instituto Antártico Argentino y se realiza con la articulación del Gobierno de Tierra del Fuego, el Gobierno de Santa Cruz y el Centro Regional Catamarca del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Lunes, 8 Mayo, 2017
Se culminó con la etapa que incluye el diseño de las instalaciones (captura de pantalla de los planos)

La Estación Experimental Agropecuaria Santa Cruz a través del Grupo ärea del Investigación Forestal Silvopastoriles, trabaja en la realización de un sistema hidropónico que permita cultivar verduras de hoja en la Antártida.  El Proyecto surgió a partir de la demanda del Instituto Antártico, que apunta a evaluar la factibilidad técnica de producir productos frescos (lechuga, tomate y diversas  verduras de hoja) en condiciones extremas de viento, luz y temperatura, para que sean consumidos por quienes desarrollan actividades en las bases científicas. Las actividades se realizan en articulación con el Gobierno de Tierra del Fuego, el Gobierno de Santa Cruz y el Centro Regional Catamarca del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Los obstáculos para el desarrollo de la iniciativa son múltiples. Además de enfrentar las limitaciones naturales también se deben respetar estrictas normas en lo que hace a las actividades que se pueden desarrollar en el lugar a fin de garantizar la preservación de medioambiente, que incluyen la imposibilidad de utilizar el suelo y el correcto tratamiento de los residuos generados por los cultivos.

“No se puede producir utilizando suelo llevado desde el continente y hay que tener un especial cuidado en lo que hace al manejo de los residuos, por eso consideramos que la técnica hidropónica es la más adecuada”, explicó el Ing. Jorge Birgi, integrante del área, responsable del proyecto. Destacó que una de las ventajas de la Hidroponia es que “el uso del agua es más eficiente que en los sistemas tradicionales y los desechos del sistema productivo pueden ser reciclados, por lo que se reducen en forma sustancial la eliminación de residuos”.

Las especies seleccionadas para la experiencia responderán a la demanda de alimentos de la base y para su producción se utilizaran semillas tratadas de especies (o variedades) con una resistencia menor a las bajas temperaturas. El crecimiento y desarrollo de las plantas será basado en un sistema hidropónico en NFT (Nutrient Film Tchnique), ya que se lo considera una alternativa en zonas con baja disponibilidad de agua para riego o en lugares con suelos pobres que impiden la realización de un cultivo tradicional. El sistema además se ensamblará de manera modular con la utilización de contenedores marítimos de 5,90 metros para facilitar su traslado e instalación.

El modulo se construirá con materiales similares a los utilizados en las pruebas de cultivo hidropónico realizadas por el INTA y la UNPA en el invernáculo de la Unidad Académica Río Gallegos de la UNPA: Caños de PVC, sistema de conducción en polipropileno, llaves de paso plásticas, mangueras flexibles de color negro, bombas centrífugas y tanques plásticos.

Debido a las condiciones extremas de producción, en el módulo se controlarán las condiciones de luz y temperatura. Para ello se instalarán una combinación de lámparas fluorescentes y luces LED, que regularán el fotoperiodo (períodos de luz-oscuridad) y la intensidad de la luz en función de los requerimientos de cada cultivo en particular.

Para mantener una la temperatura adecuada el módulo cuenta con un complejo sistema de aislamiento tricapa, y calefacción a base de energía eléctrica. Para propiciar un rápido crecimiento de las especies hortícolas se contará con un programa que regule la temperatura simulando las condiciones óptimas del día y la noche según corresponda.

Los parámetros productivos serán manejados a través de un panel de control que además posibilitará el monitoreo a distancia por parte de los profesionales de la EEA Santa Cruz. El reciclado de las soluciones nutritivas y la aplicación de tecnologías de gestión al proceso productivo estarán a cargo de los profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, quienes además colaboraran con el seguimiento del sistema.

El Ing. Birgi explicó que “ya se culminó con la etapa que incluye el diseño de las instalaciones y el plan de producción” y adelantó que “la próxima etapa será la de aprobación del proyecto y presupuesto para el armado y mantenimiento del equipo”.