ProHuerta invierte $ 7, 8 millones en desarrollo rural en Patagonia Norte

A través de Proyectos Especiales se acompaña a 800 familias de productores con problemas de provisión de agua y fortaleciendo canales de comercialización y el agregado de valor.Un dato a destacar lo constituye la prevalencia de mujeres, jóvenes y pobladores originarios.“Los proyectos especiales son una de las estrategias más relevantes en la nueva etapa del programa, una herramienta con un potencial enorme para un abordaje integral del desarrollo rural” afirma Diego Ramilo, Coordinador Nacional de Transferencia y Extensión del INTA.

Lunes, 31 Julio, 2017
Reunión  equipos y productores por Proyectos Especiales Pro Huerta
Recorrida a grupos que formularon proyectos

Dentro de la intervención del programa ProHuerta en el territorio nacional, se contemplan proyectos especiales, que como lo define el Coordinador Nacional de Transferencia y Extensión del INTA, Diego Ramilo, constituyen “una de las estrategias más relevantes en la nueva etapa del programa, una herramienta con un potencial enorme para un abordaje integral del desarrollo rural”. 

Las iniciativas, impulsadas desde el programa del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, de la mano del INTA, dependiente del Ministerio de Agroindustria, tienen como objetivo el desarrollo de actividades, obras y la adquisición de equipamiento, que favorezcan la satisfacción de derechos, la producción, el mejoramiento de la calidad de vida, y la reproducción social de las familias en las distintas regiones del país. Al mismo tiempo se apunta a potenciar la producción para el autoconsumo y la venta de excedentes de las familias y organizaciones, como forma de inclusión.

Los proyectos, que se ejecutan este año, benefician a miles de familias vulnerables de zonas rurales, urbanas y periurbanas, con fondos previstos para el 2017 que alcanzan los 154 millones de pesos. Asimismo, estos proyectos involucran en el país a un total de 4.436 técnicos y extensionistas del INTA y de otros organismos.

En el último año se dio  un incremento del monto de financiamiento de los proyectos y de la población objetivo. Las propuestas se plantearon en torno a los ejes temáticos de acceso al agua para uso integral, fortalecimiento de espacios y canales de comercialización, valor agregado en origen, producción hortícola para la venta de excedentes, cultivos locales, producción de granja con fines comerciales, educación, comunicación y energías renovables.

En Patagonia Norte, en el año 2016 se ejecutaron seis proyectos especiales de Pro Huerta, número que se casi se triplicó en lo que va del corriente año. En Zapala se llevó adelante una propuesta de mejoramiento en la eficiencia de acceso al agua para riego de huertas, en tanto en Las Coloradas se avanzó con una iniciativa vinculada a la comercialización en una feria de la Asociación de Fomento Rural. En Ruca Choroi se trabajó sobre  el concepto de agroalimentos con identidad, a partir de la elaboración de alimentos con harina de piñón; con el del Puesto de Capacitación Agropecuaria de San Patricio de El Chañar se articuló un proyecto sobre la producción  de pollos con genética local de gallina araucana y criolla. En Picún Leufú un grupo de productores apuesta a la producción de plantines de nogal para el cultivo de frutos secos como una alternativa a la producción de pasturas de la zona. Un sexto proyecto, sobre provisión de agua para riego con sistema por goteo,  se concretó junto a la organización Savia Andina de San Javier, provincia de Río Negro, en un predio comunitario.

A partir del nuevo llamado desde el programa nacional para la presentación de propuestas, se logró la aprobación de dieciséis iniciativas de las veinticuatro presentadas por la Región Patagonia, con un monto de financiación de siete millones ochocientos mil pesos ($7.800.000). Las mismas atienden a necesidades de infraestructura y agregado de valor en diferentes cadenas productivas.

Se trata de los proyectos de “Aprovisionamiento de agua segura para productores familiares de la asociación Manos Unidas”, “Cosecha de Agua de Lluvia para la Huerta Agroecológica de la Escuela Rural N°189, de Colonia El Gualicho”, Agua para Colipilli, Provisión de Agua para uso integral y riego de comunidad mapuche Hienguiehual y pobladores de Quilca, Mejoramiento de captación, transporte, almacenamiento y distribución de agua para riego en Eco Huertas Angostura, La producción de porcinos en el periurbano de Chos Malal, Agregado de valor en mieles como herramienta para la inclusión social, de General Conesa, Autoabastecimiento de forraje para la alimentación animal de la  Asociación de Fomento Rural de Campo Grande, Ayudas mecánicas para huerta comunitaria Roca, Fortalecimiento de ferias municipales de pequeños productores en Valle Medio y Rio Colorado, Apoyo a la comercialización de alimentos y artesanías locales en el sur de Neuquén, Fortalecimiento de actividades artesanales en Lof Chiquilihuin y Producción orgánica sustentable en huertas comunitarias del Alto Valle.

A través de estas propuestas se acompaña a 800 familias de productores, predominando las iniciativas que buscan resolver problemáticas vinculadas a la provisión de agua para uso integral,  agregado de valor y el fortalecimiento de canales de comercialización de productos. Un dato a destacar lo constituye la prevalencia de mujeres, jóvenes y pobladores originarios