Se realizó en Santa Cruz la III Jornada de Dohne Merino

Más de cincuenta productores y técnicos participaron de la Jornada sobre Dohne Merino realizada en la Estancia Coy Aike. El encuentro fue organizado por Estancia y Cabaña Coy Aike, la Agencia de Extensión Rural (AER) INTA Río Gallegos y la Asociación Argentina de Criadores de Merino (AACM).

Jueves, 2 Marzo, 2017
Durante la jornada se inspeccionaron animales.

Más de cincuenta productores y técnicos participaron de la “III Jornada de Dohne Merino”, realizada en la Estancia Coy Aike, en la zona sur de Santa Cruz. El encuentro fue organizado por la Ea. y Cabaña Coy Aike, la Agencia de Extensión Rural (AER) INTA Río Gallegos y la Asociación Argentina de Criadores de Merino (AACM). El Tec. Emilio Rivera, de la AER Río Gallegos destacó que “la reunión fue muy positiva”. “Contamos con un gran número de asistentes entre productores, trabajadores rurales y técnicos vinculados con la ganadería ovina, quienes pudieron conocer de manera directa el impacto que está generando el uso de esta raza, relativamente nueva, en una amplia variedad de condiciones ambientales como las de Patagonia Argentina y Chilena, Uruguay y Australia”, desarrolló.

El martes por la mañana, el galpón de Esquila fue escenario de cinco charlas técnicas, en las que se abordó la actualidad del Dohne Merino en Argentina, Chile y Uruguay. En primer lugar, el Ing. Agr. Rodrigo García Patella, Administrador de Coy Aike S.A., compartió el trabajo realizado en la Estancia y dió a conocer las actividades desarrolladas junto al INTA y la AACM. Posteriormente, el productor Gabriel Capurro (Cabaña El Aguará, Uruguay) dio a conocer los avances de la raza en su país y Daniel Groves (Consultora Agropampa) explicó las acciones desarrolladas en el sur de Chile. El Dr. Alejandro Vozzi (INTA Chubut) brindó detalles sobre los avances de la raza en la Patagonia y a modo de cierre el cabañero australiano Greg Andrew, de la cabaña Dohne Hamilton Run brindó detalles sobre la actualidad de la raza en Australia.

Después del almuerzo, los participantes pudieron apreciar carneros y ovejas del núcleo puro de pedigrí Dohne Merino de las cabañas Potrok Aike y Coy AIke. Además, se pudieron ver borregas y ovejas F1 y F2 que conforman el plantel fundacional, necesario para obtener animales de pedigrí a través del cruzamiento inicial con ovejas Poll Merino. A modo de cierre se realizó una puesta en común, sobre las acciones desarrolladas y las perspectivas a futuro, y se entregaron certificados a los participantes y disertantes. Para la realización de este trabajo, en 2012 Coy Aike S. A. cedió en comodato al INTA 200 madres de la raza Polled Merino categoría Merino Puro Registrado (MPR) y a partir de ese momento, en el Campo Experimental Potrok Aike de INTA Santa Cruz, se desarrollan los trabajos necesarios para obtener animales Dohne Merino puros de Pedigrí, de acuerdo a los procedimientos establecidos en el “Manual para la cría del Dohne Merino en Argentina” elaborado por la AACM y el INTA. Ya se han publicado resultados y se sigue evaluando el desempeño productivo y reproductivo de la raza en la zona sur de la provincia de Santa Cruz.

Rivera destacó que en la reunión “destacan las virtudes de la raza en cuanto a su capacidad para lograr un buen nivel de producción de carne a partir de ovejas productoras de lana fina de alta calidad, con gran desempeño en una gran variedad de ambientes contrastantes”.

Explicó que en las conclusiones se destacó que “su uso en esquemas de cruzamientos sobre Merino es muy conveniente, ya que permite mejorar los niveles en producción de carne compensando una posible merma en kilos de lana que podría ocurrir. Sobre majadas Corriedale, las ovejas cruza mantienen el desempeño en producción de carne, mientras que los vellones mantienen el peso y son de 3 a 4 micrones más finos en la primera generación filial o F1”, indicó

El técnico del INTA comentó que “las ovejas Dohne Merino están también siendo utilizadas como vientres en cruzamientos terminales y con excelentes resultados”. “Toda esta información nos hace redoblar el esfuerzo para lograr, cuanto antes, aumentar el tamaño de nuestro plantel para que haya más animales que puedan ser utilizados por los productores ganaderos de nuestra zona, como una herramienta más para mejorar los niveles de producción de carne y lana”, resaltó.

 

El Dohne Merino en Patagonia Sur

Actualmente Patagonia Sur cuenta con 6 planteles puros de pedigrí inscriptos de esta raza: INTA Río Mayo, INTA Potrok Aike, Coy Aike, Las Vegas, Rincón de los Morros y Los Flamencos. Rivera explicó que “en cada uno se registra la genealogía de cada animal y también el desempeño productivo de distintas características a lo largo del primer año de vida” y destacó que “luego se realiza la evaluación genética de cada uno de los planteles y esta información se utiliza para la clasificación final de los animales”.

Adelantó que “en breve esperamos contar con la evaluación genética poblacional, la cual será fundamental para poder encontrar dentro de los distintos planteles, aquellos animales con mayor mérito genético y así avanzar de manera sólida en la mejora de las principales características productivas”.

El Dohne Merino se originó en Sudáfrica en 1939 por medio del cruzamiento entre ovejas Merino Peppin y carneros Merino de Carne Alemán. Las progenies fueron seleccionadas por tres características fundamentales: alta fertilidad, alta velocidad de crecimiento del cordero y producción de lana fina (entre 19 y 22 micrones de diámetro), obteniéndose así una raza “doble propósito” caracterizada por producir lana fina de buena calidad sin que se vea afectada la producción de carne de las majadas.

La raza fue introducida en Australia a partir del año 1998, y su rápido crecimiento motivó la creación de la Asociación Australiana de Criadores de Dohne en el año 2000. A partir del año 2002 llegó a Sudamérica y actualmente se encuentra en Argentina, Chile, Uruguay y Perú, desde donde se reportan buenos resultados. La Estación Experimental Agropecuaria Chubut de INTA fue pionera en la introducción del Dohne Merino en nuestro país mediante la importación de embriones que nacieron en noviembre del 2005.

En el año 2008 la Asociación Argentina de Criadores de Merino (AACM) acepta a la raza Dohne Merino como una variedad de la raza Merino, y en forma conjunta con INTA elaboran el manual del criador para la raza en Argentina, el cual contiene las pautas a seguir para la inscripción de animales puros en los registros de la asociación, sean provenientes de planteles fundacionales o nacidos a través del trasplante embrionario.