Desarrollo sustentable de la horticultura regional

Proyecto Regional Cartera 2009 - 2012
Resumen Ejecutivo

El proyecto se desarrollará en las provincias de Mendoza y San Juan ubicadas en el centro oeste argentino. La región se caracteriza por su clima árido, lo cual condiciona el desarrollo de la agricultura, a condiciones de riego en zonas de oasis. La actividad agrícola se concentra en el cultivo de vid, olivo, frutas y hortalizas para consumo en fresco e industria.
La superficie efectivamente regada es de 339.591 ha. El número de EAPs, suman 37.959 unidades, de las cuales unas 5000, están dedicadas a la producción hortícolas, abarcando una superficie de 40000 ha que varía de año en año. Los principales cultivos son ajo, cebolla, tomate para industria y mercado, papa, melón, zapallo, zanahoria, etc.
La fragilidad ambiental y el predominio de pequeños productores hortícolas, son dos de los principales aspectos que condicionan los tipos de tecnologías a desarrollar y las estrategias de extensión y transferencia de las mismas, en función de los objetivos institucionales de sustentabilidad ambiental, equidad y competitividad.
Así, los principales problemas, se expresan en la falta de adopción y ajuste de técnicas de cultivo y poscosecha, el manejo deficiente del riego y uso del suelo, manejo inadecuado de plagas y enfermedades, oferta varietal sin estudios, en la mayoría de las especies, de adaptación a los distintos ambientes agroecológicos de la región y falta de RRHH capacitados.
La especialización de la región en la producción agroalimentaria de base hortícola y su competencia para exportar extra región, la ubicación geográfica, condiciones agroecológicas y la megatendencia al consumo de frutas y hortalizas, son las principales oportunidades para el sector.
Para modificar esta situación problema y/o aprovechar las oportunidades, en el sentido de los objetivos institucionales, el proyecto contempla una estrategia de intervención, que aprovecha la inserción del INTA en el medio, el acervo tecnológico, sus RRHH y materiales, las articulaciones programáticas y sus acciones y las relaciones interinstitucionales.
El enfoque metodológico para el desarrollo, prueba, adaptación y adopción de tecnologías, sigue una combinación de los principios de la experimentación agrícola clásica, con aquéllos de la investigación participativa. Así, el desarrollo y proceso de generación y adaptación tecnológica se hace en forma simultánea, por los procesos de retroalimentación, con los actores de la cadena.
El proyecto se organiza en 3 ejes principales:
- Manejo de cultivo.
- Ensayos regionales de adaptación varietal.
- Capacitación de RRHH.
Al final del período programático, se espera obtener un conjunto de productos, como técnicas de manejo de cultivos, que permitan un manejo integral de plagas y enfermedades, apropiado manejo de poscosecha, uso racional de RRNN y tecnologías para cultivos protegidos y forzados; cultivares evaluados y recomendados, conocimientos disponibles para mejorar la competitividad del sector hortícola de la región y además un fortalecimiento de la vinculación interinstitucional, para enfrentar las distintas problemáticas del sector agrícola de la región. Como síntesis de los resultados a obtener, se espera que los sectores involucrados en la producción hortícola, estén en mejores condiciones para incorporar la sustentabilidad ambiental y la equidad, como requisitos para aumentar la competitividad.