28 de Julio de 2016
Informe

Cría ovina en el sur de Entre Ríos. Parte III Alimentación post parto

Alimentación y producción de leche de la madre. El crecimiento del cordero en las primeras 6 semanas de vida depende fundamentalmente del consumo de leche, por lo tanto la nutrición de la madre en esta primera etapa, sigue siendo muy importante. Después de las seis semanas la importancia de la leche materna va siendo cada vez menor hasta llegar a las 12-16 semanas de lactancia, momento en que la producción de leche de la oveja es muy baja, dejando de ser importante para el crecimiento de los corderos. A partir de ese momento es más importante la competencia entre la madre y el cordero por el forraje disponible, así como el contagio de parásitos gastrointestinales por el pastoreo conjunto de corderos con la oveja adulta.

Compartir
+A -A

Las razas productoras de lana se caracterizan por tener lactaciones relativamente cortas y una gran diferencia en la producción entre las primeras y las últimas semanas de lactación. En la figura siguiente se puede observar la curva de producción de leche en ovejas Corriedale amamantando uno y dos corderos, en pradera con buena disponibilidad de forraje. En tanto que en el cuadro se aprecia el consumo de leche de los corderos en toda la lactación y en los diferentes períodos.

PRODUCCION DE LECHE DE OVEJAS CORRIEDALE Kg/día


Consumo de leche de corderos Corriedale (Kg /período) (x)

Período Lactación        Únicos           Mellizos

Parición – 8 sem.          76.6             95.1

8 – 12 sem.                 15.2             16.7

0 – 12 sem.                  91.8            111.8

Consumo p/cordero        91.8            55.9

Fuente: SUL "Apuntes de lanares y lana"/Pisciottano (datos no publicados)



En el cuadro se puede observar que el 80-85% del total de leche fue consumido en las primeras 8 semanas. Las ovejas que amamantaron mellizos produjeron 22% más leche, pero cada miembro del par de corderos consumió solo el 60% de la leche ingerida por los corderos únicos.

Efecto de la alimentación durante la lactación-destete

La producción de leche de ovejas, que han sufrido pérdidas moderadas de peso durante la gestación, está directamente relacionada al consumo de forrajes durante la lactación. En ovejas con condición de cuerpo adecuada (score 2.5 o mayor) pequeñas reducciones en el consumo, no provocan disminuciones importantes en la cantidad de leche debido a que la oveja moviliza sus reservas grasas para compensar ese consumo. En esas condiciones, pérdidas de hasta un 10% del peso post-parto, no causarían disminuciones importantes de rendimiento. Las ovejas de alta producción y sobre todo si amamantan mellizos, tendrán pérdidas de peso aunque dispongan del forraje adecuado.

La alimentación insuficiente en la lactación puede provocar reducciones en el rendimiento del 10 al 30% comparado a la producción de ovejas bien alimentadas. Estas diferencias  son debidas a un menor rendimiento en las primeras 4-5 semanas y su efecto en el crecimiento del cordero es importante, éste período el cordero depende casi exclusivamente de la leche consumida.

El nivel de producción de leche alcanzado en el pico de la lactación (2-3 semanas post-parto) se refleja en toda la lactación. Si por cualquier causa el máximo potencial no se logra en ese momento, el potencial productivo en etapas siguientes es menor. Si la sub-nutrición se corrige antes de las 4 semanas de lactación, el rendimiento posterior es similar al de ovejas correctamente alimentadas desde la parición.

Durante las primeras 8 semanas el cordero depende casi exclusivamente de la leche de la madre y muy poco de lo que pueda comer en el campo. A partir de las 8 semanas el cordero digiere forraje con la misma capacidad que un adulto, por lo que a partir de ese momento se puede destetar a los corderos para mandarlos a una pastura mejorada y el vientre que no tiene ninguna exigencia a campos de peor calidad.

No es recomendable mantener a los corderos con las madres más de tres meses, ya que se ha observado que en las condiciones del país y la Mesopotamia, la tasa de crecimiento se deteriora a partir de las 6-8 semanas de edad. Ello parece ser a causa de la reducida disponibilidad de leche y que el cordero es incapaz de consumir el forraje necesario para compensar ese déficit y también a la posibilidad de infestación con parásitos gastrointestinales.

Referencias

Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Concepción del Uruguay