01 de Marzo de 2009
Artículo de divulgación

Fertilización poscosecha en frutales de pepita

La fertilización debe ser visualizada en un contexto global de manejo nutricional, que comienza después de la cosecha.

Compartir
+A -A

Al finalizar la cosecha comienzan una serie de procesos fisiológicos que llevan a la acumulación de reservas minerales y orgánicas en las partes perennes de la planta (troncos, ramas y raíces). Estas reservas serán las responsables de iniciar el crecimiento en la primavera siguiente, ya que son las encargadas de generar el desarrollo de hojas, flores y frutos.

Durante ese período puede haber absorción de nutrientes por parte de las raíces, pero éstos no se transportan hacia la parte aérea hasta que existe suficiente transpiración en las hojas.

De esta manera el crecimiento inicial no dependerá de los minerales del suelo, sino de las sustancias de reserva acumuladas en el ciclo anterior.

Por tal motivo el periodo de poscosecha es muy importante para realizar la aplicación de fertilizantes y así favorecer el aumento de reservas para que la planta utilice en la primavera.

No existen pociones o recetas mágicas. Ni siquiera una batería técnica de costosos productos compensa los daños causados por el mal manejo.

Nutrientes

Las plantas necesitan minerales para su nutrición, en distintas cantidades. Estos son los macro y micronutrientes.

  • Macronutrientes: Nitrógeno, Fósforo y Potasio, entre otros. Son requeridos en cantidades elevadas, en el orden de varios kilos por hectárea para cada ciclo productivo.
  • Micronutrientes: Boro, Cinc y Cobre, entre otros. La planta los utiliza en muy pequeñas cantidades, pero no por eso dejan de ser importantes.

¿Qué nutrientes debemos aplicar en otoño?

Nitrógeno

  • Por suelo: La dosis anual es de 100 a120 unidades de Nitrógeno por hectárea. Como regla general se recomienda aplicar aproximadamente el 60% de los requerimientos del cultivo en esta época del año (es decir, entre120 a150 kg de Urea o300 a360 kg de Sulfato de Amonio). Excepción: en manzanas Red Delicious y Gala y en pera D’Anjou se deberá aplicar el 100% del Nitrógeno (200 a250 kg de Urea o500 a600 kg de Sulfato de Amonio), debido a la dificultad de tomar color en las primeras y a la susceptibilidad a corcho de la segunda.
  • Vía foliar: A partir de fin de cosecha y mientras la hoja esté activa, se puede aplicar Urea al 2-3% (con absorción en 48 hs). Es aconsejable hacerlo en dos aplicaciones distanciadas10 a15 días una de la otra. No aplicar con altas temperaturas.

Potasio

  • Por suelo: En esta época se puede aplicar la totalidad del requerimiento anual, es decir 100-120 unidades por hectárea (Cloruro de Potasio160 a200 kg).

Boro

  • Vía foliar: Como la dosis necesaria es de 1-2 kgpor hectárea, se recomienda su aplicación vía foliar. Para ello pueden utilizarse 150-250 gramosde ácido bórico cada100 litrosde agua.
  • Fertilización con guano: El guano se utiliza como mejorador de las propiedades del suelo y del aumento de la fertilidad. Su efecto es a largo plazo (con liberación lenta de nutrientes). Debe aplicarse enterrado dentro de un surco, en la zona cercana a las raíces.

La fertilización debe ser visualizada en un contexto global de manejo nutricional, que comienza después de la cosecha.

Dosis y forma de aplicación, según especie

 

Bibliografía consultada: Sánchez, E. 1999. Nutrición mineral de frutales de pepita y carozo. Ed. INTA Alto Valle, Río Negro, Argentina.

Referencias

Personas involucrados
Áreas geográficas alcanzadas
    • Argentina
    • Río Negro
    • Ciudad de General Roca