30 de Septiembre de 2014
Artículo de divulgación

Validación de herramientas de gestión de calidad

En el marco proyecto “Herramientas y sistemas para la gestión de la calidad integral” perteneciente al Programa Nacional de Agroindustria y Agregado de Valor, conjuntamente con la Universidad Nacional de Córdoba, se han desarrollado una serie de herramientas para la gestión de la calidad en sistemas productivos.

Compartir
+A -A

En este trabajo se describe la estrategia llevada a cabo para validar dichas herramientas.

En el marco proyecto “Herramientas y sistemas para la gestión de la calidad integral” perteneciente al Programa Nacional de Agroindustria y Agregado de Valor, conjuntamente con la Universidad Nacional de Córdoba, se han desarrollado una serie de herramientas para la gestión de la calidad (HGC) en sistemas productivos lecheros: Guía MILC para la mejora de la inocuidad de la leche caprina y Guía de Buenas Prácticas en el Tambo (para bovinos).

Si bien la implementación de este tipo de herramientas es un área de vacancia en los diferentes sistemas de nuestro país, y más aún en los de pequeña de producción, no resulta suficiente con generar el material y ponerlo a disposición de los posibles usuarios, ya que hay vasta experiencia de fracasos de adopción en este sentido. En base a ello, se planteó una estrategia de internalización de las HGC.

En este trabajo se describe la estrategia llevada a cabo para validar dichas herramientas, la cual tiene los siguientes objetivos: generar unidades piloto donde las herramientas estén implementadas; formar técnicos entrenados y competentes; probar el material, evaluarlo en terreno para obtener un material robusto y de fácil adopción y obtener información objetiva sobre el efecto de la implementación de las HGC de los alimentos y un análisis socioeconómico del impacto de su aplicación.

La validación consiste en un proceso en el cual las HGC son implementadas en sistemas productivos reales, ubicados estratégicamente de acuerdo a la relevancia de cada producción en la zona y las demandas recibidas. En cada unidad de implementación el proceso es conducido  por personal (INTA y/o Universidad) que cotidianamente trabaja en la zona y que se entrena para conducir el proceso.

La validación consta de una primera etapa de conformación de los equipos técnicos, integrándolos personas con inserción en los territorios que conducen grupos de productores donde pudieran aplicarse los conocimientos adquiridos y con acceso al menos a una unidad productiva donde validar la herramienta.

Para la segunda etapa se seleccionaron las unidades piloto, haciendo un análisis de las características de los productores buscando aquellos que posean mayor permeabilidad para realizar cambios en sus establecimientos.

Tercera etapa: capacitación al equipo técnico en la utilización de las HGC, en la conducción de los procesos de implementación y entrenamiento en cada HGC. Paralelamente al proceso de implementación, se realizan estudios de calidad de producto y estudios socioeconómicos. Para ello se definieron los indicadores a evaluar.

Cuarta etapa: inicio del proceso de validación con la medición de indicadores. Durante el proceso, se pudo observar que la resistencia inicial del equipo técnico a la utilización de las herramientas fue desapareciendo con las sucesivas capacitaciones, pudiendo no solamente estar formados para la conducción de las tareas sino también, hacer aportes constructivos tanto al contenido de las mismas como al formato de la versión escrita de la Guía para su utilización y detectar las necesidades de capacitación.

Paralelamente, los usuarios están aplicando la Guía BPT para realizar diagnósticos de los sistemas productivos en diferentes regiones. Adicionalmente, se articuló con los laboratorios en red INTA y extraINTA para realizar las mediciones de calidad involucradas en la validación.

Referencias