09 de Octubre de 2020
Noticia

¿TRIPS O VIENTO? Daños en cítricos

Durante su período de crecimiento y maduración, los frutos cítricos son susceptibles de sufrir daños externos que disminuyen apreciablemente su calidad. Es preciso poder identificar las diferencias entre los distintos daños para actuar de manera indicada. En esta oportunidad se detallarán los daños producidos por los trips y aquellos producidos por viento.

Compartir
+A -A

Daño de trips

El daño característico realizado por trips Frankliniella rodeos es un anillo, abierto o cerrado, alrededor de la zona peduncular. Cuando los frutos tienen el tamaño de poroto, los trips se ubican por debajo de los sépalos para su alimentación, dando origen a las lesiones en forma estrellada o la forma exacta de los sépalos.

Los mayores daños de trips se producen al caer los pétalos pues al no tener más polen que los alimenten, los trips royen los tejidos muy tiernos de los frutitos ocasionando lesiones irreversibles, no deseadas por los consumidores, bajando la calidad externa de los cítricos. Las variedades más sensibles a estos daños son las variedades de mandarinas Murcott (debido a su forma achatada), y en Valencia late y ombligos se observan daños también ocasionados por trips.

Las infestaciones tardías de trips producen daños sobre las partes laterales, de forma más o menos paralela al eje longitudinal de fruto, a su vez éstas infestaciones tardías producen un anillo alrededor de la zona estilar.

Los daños provocados por trips están a nivel con el tejido sano, sus bordes son más o menos regulares, se encuentran en la mitad superior de los frutos y, en los más expuestos a la luz solar, tomando una coloración marrón oscura.

Se ha observado que los trips invernan en las distintas malezas existentes en la banda de plantación, se recomienda tener sin malezas las bandas y bien cortadas la maleza entre las entrelineas de plantación y así eliminar reservorios de éstos insectos.

 

Daños causados por el viento

El viento es el agente que provoca el movimiento y roce del fruto con las hojas, ramas, ramitas, espinas etc. Conocido con el nombre de rameado.

Los frutos pueden ser afectados en cualquier momento de su crecimiento, de esta manera se pueden distinguir dos tipos diferentes de daños, de acuerdo al estado de crecimiento, denominado rameado temprano o rameado tardío.

Los vientos de primavera y principios de verano son los que provocan rameado temprano y originan los mayores daños, ya que la cáscara es muy susceptible con tamaños de frutos de 5 a 10mm.

La lesión puede ser simple o múltiple, transversal o diagonal, alargado o forma de arco, con bordes irregulares. La presencia de círculos internos de tejido sano es signo característico de efecto provocado por el viento, además círculos de forma incompleta, se presentan en los bordes de las lesiones, las que adquieren un contorno irregular.

En frutos fuertemente afectados, las marcas son más o menos hundidas, los círculos internos de tejido sano corresponden a las glándulas de aceites que no fueron destruidas.

El daño del rameado temprano puede formarse alrededor de la zona estilar, llegando a confundirse con el daño de trips, pero la presencia de círculos sanos, diferencia uno del otro. Además las lesiones pueden ser cortas, anchas, con bordes más o menos regulares, con o sin círculos de tejido sano, que pueden confundirse con el daño de trips. La diferencia se establece en que las lesiones nunca se producen en forma paralela al eje longitudinal del fruto, generalmente ocupan la mitad inferior, en forma transversal o diagonal o en U y hundidas.

El rameado tardío se produce en noviembre y no es tan frecuente y grave como el temprano. La cáscara de los frutos a medida que avanza el crecimiento van siendo cada vez más resistentes al efecto de la abrasión, pero hasta su cosecha, éstos igualmente son susceptibles de sufrir algún daño. El rameado tardío es provocado por el roce entre frutas y ramas, ramitas secas etc. Las lesiones del rameado tardío son desagradables, duras, rugosas, más o menos hundidas, de color gris o blanco grisáceo, no son tan definidas y visibles como en el rameado temprano.


Recomendaciones
Para evitar daños de viento se recomienda la presencia de cortinas forestales en los lotes citrícolas, en el caso de los trips, se recomienda la aplicación de productos químicos avalados por un profesional, en el momento de caída de pétalos de la flor.

Los daños en los cítricos son factores de importancia económica, ya que por ellos no se obtiene una buena calidad de fruta y se dificultan los procesos de comercialización. Conocer la causa de los mismos brinda elementos al citricultor para la toma de decisiones.

Para más información:

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Chajarí
Personas mencionadas: