22 de Septiembre de 2020
Noticia

Apicultura: Ácido oxálico, un aliado para la sanidad de las colmenas

En nuestra región el acaricida orgánico más utilizado es el ácido oxálico. Su adopción por parte del apicultor se debe, principalmente, a que posee diversas formas farmacéuticas y modos de aplicación, es barato y efectivo.

Compartir
+A -A

El parasitismo causado por Varroa destructor es una de las grandes amenazas de la apicultura mundial. En nuestra región todos los años detectamos colonias parasitadas con altos porcentajes de este acaro, siendo uno de los factores principales de la muerte de las colmenas. Si bien, como ha demostrado la referente apícola Agostina Giacobino y su grupo de investigación existen otros factores de stress que actúan junto a Varroa agravando el efecto en las colmenas. En el sur de Santa Fe, el factor ambiental juega un papel de importancia como es el déficit de flora biodiversa que afecta la nutrición a lo largo de la temporada. Estos desequilibrios nutricionales lo observamos con colmenas poco vigorosas, escasa población y por ende producción.

El control de varroa se ha centrado en el uso de acaricidas sintéticos y, en muchos casos, la utilización de productos artesanales. Esta situación aceleró la resistencia de Varroa destructor a las pocas moléculas utilizadas y disponibles para su control. El tratamiento es solo una de “las armas” a utilizar, ya que debemos tomar conciencia que estamos ante un parásito que requiere de diversas estrategias para mantenerlo controlado.

El manejo integral de la varroa debe ser una forma de trabajo a incluir en los apiarios. En este debemos incorporar prácticas de manejo asociadas al tratamiento para tener bajos niveles del acaro. Sumadas a estas prácticas (que no es el objetivo de este artículo) debemos incorporar cada vez más acaricidas orgánicos disponibles en el mercado como ácido oxálico, fórmico y timol. Estos presentan, entre otras, dos grandes ventajas frente a los sintéticos (amitraz, flumetrina): no dejan residuos en los productos de la colmena y no producen resistencia (hasta el momento).

El ácido oxálico centrará nuestra atención ya que es el acaricida orgánico más utilizado en la región. Es seguro, no posee Límite Máximo de Residuos (LMR), ya que es un componente minoritario de la miel y su incremento en condiciones naturales depende del origen floral de la misma.  

El ácido oxálico, como los productos orgánicos en general, tiene la característica de tener cierta inestabilidad ante diversas condiciones climáticas a las que son expuestos, por lo tanto debemos tenerlo en cuenta. Este principio activo actúa sólo sobre los ácaros foréticos (ubicados sobre las abejas adultas) y no en aquellos ubicados en la cría. Por ello, es importante que la colmena cuente con la menor cantidad de cría posible para obtener las mejores eficacias durante el tratamiento. El mecanismo de acción del ácido oxálico frente al parasito sería por la sensibilidad de los mismos a los pH ácidos.

El método de aplicación ya sea pulverizado o administrado en los cabezales de los marcos, se realiza utilizando el ácido oxálico aprobado por SENASA para tal fin. El mismo se lo puede mezclar con agua destilada o jarabe de azúcar (1:1) en las proporciones que indique el marbete. El producto es distribuido por la colmena a través de las abejas que van mojando sus pelos y se van contactando entre ellas. Se ha comprobado que la mezcla con jarabe es más estable y ante temperaturas más altas, tarda en evaporarse el liquido y queda en solución la molécula del acaricida por más tiempo. En cambio en agua destilada suele evaporarse más rápido y quedar los cristales concentrados, lo cual puede producir toxicidad en la abeja.

Todos los acaricidas tienen algún grado de efecto tóxico sobre las abejas. En el caso de los orgánicos más utilizados en nuestro país, podemos decir que en general el timol es el menos tóxico y el fórmico el de mayor toxicidad e inestabilidad ante las condiciones climáticas. Si bien, como dijimos la temperatura y otros factores ambientales influencian este comportamiento.

La aplicación del ácido oxálico en forma de sublimado (llamado incorrectamente vaporizador) se ha popularizado en los últimos años. Este método tiene la característica de actuar en un corto período en la colmena y es decididamente peligroso para el aplicador. Más allá, de las recomendaciones de la dosis y forma de aplicación, se debe subrayar que los gases producidos pueden afectar la salud del apicultor al utilizarlo.

Finalmente el oxálico en tiras de celulosa de liberación lenta, ha significado un gran avance. La aplicación se ve facilitada con la realización de la visita al apiario para colocarlas y retirarlas a los 42 días. Las mismas tienen una gran efectividad.

Hasta el momento no se ha demostrado que el ácido oxálico produzca resistencia. Algunos investigadores como Matías Maggi y su equipo han evaluado este aspecto. En uno de sus trabajos, recolectaron muestras de varroas en apiarios que realizaron el manejo orgánico con ácido oxálico durante mucho tiempo. Comparándolas con varroas que no habían sido expuestas al acaricida y que provenían de diferentes sitios. No encontraron diferencias de sensibilidad al acaricida entre ellas. Estos hallazgos, no significan que no debamos rotar este acaricida en un manejo integrado.

Recordar la importancia de realizar el muestreo antes y después del tratamiento aplicado y la valoración de cantidad de cuadros de cría durante el control acaricida. Ya que son elementos esenciales a la hora de evaluar si la “cura” fue efectiva. Si no conocemos el punto de partida, será muy difícil saber si los resultados del tratamiento fueron buenos o malos. El tiempo que se “invierte” muestreando las colmenas se gana con los resultados: tratamientos efectivos, reconocimiento de los problemas y la posibilidad de actuar a tiempo. En la medida que nos alejemos del diagnóstico sanitario, las perdidas serán mayores y seguramente menores los kilos de miel obtenidos. El que no toma muestras para el diagnóstico certero, basará sus decisiones en percepciones, que configuran una apicultura artesanal, muy lejana al profesionalismo que requieren nuestros ambientes cada vez más complejos para producir.

En este contexto debemos incluir prácticas y productos que colaboren a obtener productos de la colmena de calidad, el ácido oxálico es una herramienta para lograrlo.

**********

Si necesitás profundizar sobre el tema o tenés alguna consulta apícola para realizarle a un profesional, te comentamos que contamos con una sala virtual de consultas apícolas https://meet.google.com/rgi-grpq-gnb. La misma está a cargo del Vet. Ezequiel BERTOOZI y estará abierta los días jueves de 18 a 20hs, en las siguientes fechas: 24 de septiembre, 8 y 22 de octubre y 5 y 19 de noviembre. 

 

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Fe
    • Casilda
Personas mencionadas: