01 de Julio de 2020
Noticia

Cómo lograr un buen rendimiento de batata

El cultivo de batata encuentra condiciones óptimas para su desarrollo en la provincia de Entre Ríos, pero para que sea así, hay que tener en cuenta ciertas condiciones y prácticas de manejo que influyen en su rendimiento.

Compartir
+A -A

La batata es un cultivo americano y se cree que el origen es la península de Yucatán. La temperatura óptima de crecimiento es de 24°C, con alternancia de temperaturas diarias, noches frescas, sobre todo en el periodo de llenado de raíces reservantes.

Fenológicamente se reconocen tres fases de crecimiento, la primera va desde el trasplante hasta los quince días posteriores, en esta etapa se desarrollan las raíces adventicias y se definen la cantidad final de batatas y depende de las condiciones ambientales tales como humedad, temperatura, relación potasio nitrógeno y oxígeno edáfico. La segunda fase se caracteriza por el desarrollo del área foliar y se prolonga hasta la mitad del ciclo del cultivo. En la tercera fase se engrosan las raíces y es fundamental la presencia de agua en el suelo.

El ciclo total en días del cultivo varía según el cultivar y va desde 90 a 150 días.

 

Material genético

La elección correcta del material genético adaptado a la zona donde se va a realizar el cultivo es fundamental para lograr buenos rendimientos. Hoy se cuenta con varios materiales genéticos de batatas saneadas y con mucha información del comportamiento de estos clones en distintos lugares del país. A continuación les mencionamos algunas características de los principales.

 

·         Morada INTA: es un material con muy buen sabor, alto rendimiento y excelente conservación a campo, posee piel morada y pulpa amarilla. Su ciclo es de aproximadamente 150 días.

·         Arapey: es una batata obtenida en INIA Uruguay, es similar a Morada en su color de piel y pulpa, con muy buenos rendimientos y ciclo más corto que Morada, es de alrededor de 110 días.

·         Beauregard: es la variedad más plantada en EEUU. El color de la piel es cobriza y pulpa anaranjada. Presenta muy buen rendimiento y un ciclo relativamente corto de 110 días.

·         Okinawa 100: es de origen japonés, su ciclo es similar al de Morada, el color de la piel es crema y pulpa blanca.

·         Colorado INTA: su principal cualidad es su alto contenido en antioxidantes y en ciclo y rendimientos es similar a Beauregard y Arapey. Su piel es morada y la pulpa anaranjada con manchas moradas.

·         Gem: es un material proveniente de EEUU ingresada hace muchos años al país, fue casi exclusivamente cultivada en Entre Ríos en la costa del río Uruguay. Es similar a Beauregard en el color de piel y pulpa, ciclo y rendimiento.

 

La siguiente tabla muestra resultados de ensayos realizados en Feliciano, por la Agencia de Extensión del INTA.

Estos ensayos se realizaron sin riego complementario y eso puede explicar las variaciones de un mismo material entre cada año, también el aumento  de la carga viral provoca mermas en el rendimiento.

 

Elección y preparación del lote

La batata es un cultivo de verano por lo tanto debemos observar en el lote la presencia de malezas de primavera verano. Evitar utilizar aquellos lotes infectados de malezas de este periodo y sobre todo aquellas invasoras como gramilla (Cynodon dactylon (L) Pers), siempre es más caro y difícil controlar malezas en presencia de cultivos.

El monocultivo no es recomendable debido a los problemas que provocan algunas enfermedades como peste negra (Plenodomus destruens) y sobre todo la presencia de virosis. Otro problema del monocultivo es la extracción de nutrientes. Es recomendable realizar abono verde, algunas de las especies que se pueden utilizar son avena, vicia y melilotus.

La labranza primaria se debería hacer con dos meses de anticipación a la fecha de trasplante, esto permite la degradación de la materia orgánica y los nutrientes quedarán disponibles para el cultivo, además al quedar el suelo bien mullido favorece el armado de los camellones.

 

Fertilización

Si bien la fertilización no es una práctica habitual es importante como en todo cultivo reponer al suelo los nutrientes extraídos. Es importante contar con una relación potasio nitrógeno de 3:1, esto permite a la planta expresar mejor su potencial, si esta relación es menor a ese valor la cantidad de nitrógeno provocará un excesivo crecimiento de la parte aérea, o sea “se va en vicio” como se dice habitualmente. Por debajo de 100 ppm (partes por millón) de potasio disponible, hay respuesta a la fertilización con este nutriente. La bibliografía también indica que con valores inferiores a 2ppm de fósforo la fertilización con este elemento es positiva. Para rendimientos de 17tn/ha el cultivo extrae 74 kg de nitrógeno, 13 kg de fósforo y 127 de potasio (Ames et al. 1997).

 

Riego

El cultivo consume unos 600mm durante su ciclo, posee dos momentos críticos en los que debería tener buena provisión de agua, uno es al trasplante y el otro en la fase tres o sea en el momento en que desarrolla las batatas. En estos periodos es necesario que el cultivo cuente con humedad cercana al 60% de capacidad de campo.

 

Selección de batata para “semilla”

Otro de los aspectos que  influyen en el rendimiento del cultivo es la selección de la batata para semilla. De manera comercial la batata se reproduce en forma asexual, es decir, se logra el cultivo a partir de una parte de la planta (brote o guía). La particularidad de este tipo de reproducción es que se transmiten las características de la planta madre que la origina. Si a esto le sumamos la alta tasa de mutaciones que tiene el cultivo, hace que en poco tiempo si no se hace una buena selección de la semilla, decaiga notablemente el rendimiento y la calidad.

 

Para esta selección se deben considerar al menos los siguientes criterios:

1)    Plantas con por lo menos 5 raíces.

2)    Raíces sin defectos (venas, hendiduras, etc.).

3)    Que responda a las características del cultivar (forma, color).

4)    Libre de enfermedades y plagas.

5)    Inserción alta. Racimos de batatas más bien compactos.

 

La utilización de plantines saneados o libre de virus, tiene un fuerte impacto en los rendimientos del cultivo. Estos son transmitidos por insectos vectores tales como mosca blanca (Bermisia tabaci) y pulgones (Myzus persicae). Cuando actúan algunos virus en conjunto, producen pérdidas muy altas de rendimiento e influyen en la calidad de la batata.

 

Almácigos

Para la confección de los almácigos, además de utilizar batata semilla seleccionada, debe preparase el suelo con anticipación de tal manera que la batata semilla se cubra con una capa de tierra bien preparada, mullida, con restos de material orgánico que evite la compactación del suelo, sobre todo si el almácigo se hace a cielo abierto, que es la situación de la mayoría de los productores.

El objetivo en el almácigo es lograr plantines de calidad y en condiciones para ser trasplantados  en la época óptima. Un buen plantín debe tener unos 20 a 25 cm de largo, con 6 a 10 hojas, buen sistema radicular y el grosor de un lápiz.

 

Trasplante

La fecha de trasplante comenzaría cuando la temperatura de suelo alcanza los 18 °C.

Para Entre Ríos se recomiendan los meses de octubre y noviembre con las condiciones ambientales más propicias para hacerlo y donde se obtendrían los mayores rendimientos.

Para realizar el trasplante es conveniente que el camellón esté preparado con tiempo, firme, libre de malezas, con el suelo mullido, bien aireado y con buena acumulación de humedad y nutrientes. En batata los primordios radiculares se inician en los primeros 15 – 20 días después del trasplante, es decir, se define en este período el número de batatas por planta que depende fundamentalmente de  factores ambientales (humedad, temperatura, aireación del suelo y nutrientes).  

Por lo tanto, si tenemos  material  seleccionado y le damos las condiciones enumeradas, el cultivo manifestara su potencial productivo.

Otro aspecto a tener en cuenta por su influencia en los rendimientos es llegar a cosecha con la densidad de plantación elegida.  Se debe prestar mucha atención en la etapa de implantación que es cuando ocurren las mayores pérdidas de densidad, siendo la humedad del suelo al trasplante el factor más importante que influye en estas pérdidas.

Teniendo en cuenta esto último, se hace imprescindible controlar el lote después del trasplante y de ser necesario hacer la reposición de los plantines faltantes. La misma es recomendable realizarla antes de los 15 días para evitar competencia entre plantines y disminución de rendimientos.

 

Control de malezas

Otro aspecto a tener en cuenta por su incidencia en los rendimientos en el cultivo de batata es el control de malezas.

Una vez que la batata desarrolla las guías y cubre el entrelineo, es un muy buen competidor, pero en la etapa de implantación, las malezas influyen negativamente en los rendimientos del cultivo pudiendo provocar pérdidas importantes si su control no se hace a tiempo.

A pesar de que desde la mitad de ciclo en adelante la influencia de la malezas en los rendimientos es menos significativa, es importante mantener el cultivo libre de ellas para evitar que estas semillen y ocasionen problemas en los siguientes cultivos, además  son hospedantes de plagas y enfermedades y  muchas de ellas dificultan la tarea de cosecha.

 

Cosecha

Al comentar sobre los factores que influyen en el rendimiento de batata, si bien la cosecha y almacenamiento no influyen de forma directa, si lo hace de manera indirecta.

En la etapa de cosecha, los cosecheros y/o productores deben tener los mayores recaudos, ya que la manipulación de la batata en esta etapa repercute en la vida postcosecha de la misma y en el estado en que llega al consumidor.

Si la cosecha se hace en verano, no hay que dejar la batata expuesta muchas horas al sol, sobre todo a la siesta porque esto provoca “fritado”, que al momento de recolección, no es visible el daño. Lo mismo sucede si por cuestiones climáticas la cosecha se realiza en el periodo invernal, tener presente que la batata de variedad Beauregard tiene inserción alta y puede ver afectada por heladas, provocando podredumbres posteriores en almacenamiento.

Al momento de acordonar la batata hay que evitar el golpe de las mismas y no se debe llenar las bolsas hasta el máximo de su capacidad, por un lado para que el operario no levante mucho peso y segundo para evitar el golpe al momento de la descarga. Si la batata se golpea constantemente los riesgos de pudrición son mayores y esto repercute en pérdidas económicas.

Otra sugerencia es recolectar primero la batata comercial y diferenciar las bolsas donde irán las cortadas, raspadas, batatones y batatines.

La calibración de las máquinas es muy importante para evitar los cortes y raspaduras.

Es importante también la herramienta que se utiliza para abrir el camellón para la recolección, hay algunos implementos que al pasar dejan mucha batata tapada con tierra. El 80% del tiempo de cosecha se ocupa en destapar la batata y el otro 20 restante en la recolección, por eso es importante el uso de herramientas que hagan buen colado dejando la batata sobre el surco y así evitar pérdida de tiempo en cosecha.

 

Curado de la batata

Previo al almacenamiento debemos tener presente el curado de la batata, este tratamiento se realiza exponiendo durante 6 a 10 días a una temperatura entre 25 a 30 °C y humedad relativa de 90 a 95 %, esto evitaría podredumbres futuras. Este tratamiento es muy importante realizarlo a batatas que han sufrido cortes y raspaduras. Esto puede ser en cajones sobre tarimas tapados y que tenga buena aireación y la posibilidad de humedecer el ambiente de ser necesario.

 

Almacenamiento

Las condiciones optimas para el almacenamiento de batata son: 12 a 15°C de temperatura y 90% de humedad relativa con buena ventilación. Los productores utilizan muchas técnicas para tratar de lograr alcanzar estas condiciones. una de ellas son las trojas a campo y como alternativa económica galpones de postes de eucaliptus recubierto con bolsas de silo, lugar donde se puede trabajar cómodamente para acondicionar y embolsar para la venta, sobre todo en épocas de lluvias, donde se dificultaría trabajar con las trojas que se encuentran en el campo.

Si por cuestiones climáticas la cosecha se dificulta por abundantes precipitaciones, se ha probado, con buenos resultados, sembrar avena sobre el camellón, este cultivo absorbe agua y protege a la batata de las bajas temperaturas.

Para más información:

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Entre Ríos
    • Concordia
Personas mencionadas: