26 de Febrero de 2015
Noticia

El INTA impulsa el intercambio y la formación de tesistas

Universidades de diferentes países están vinculadas con nuestra institución. La interacción posibilita entre otros fines, formar a jóvenes profesionales argentinos y extranjeros, para afianzar relacionamiento y futuras redes académicas.

Luis Niño de la Fuente (España), Raven Motsewabagwe (Sudáfrica) y Alejandro Nava Vargas (México)
Compartir
+A -A

El Instituto de Biotecnología  del CICVyA de INTA Castelar mantiene un fuerte lazo con instituciones y organismos internacionales con los cuales llevan adelante investigaciones y desarrollos innovadores. Este tipo de vinculaciones hace que los grupos de trabajo se consoliden y actualicen permanentemente para vislumbrar,enfrentar y/o diseñar escenarios futuros.

Entre las actividades académicas, la capacitación es un punto clave y los acuerdos entre organismos brindan la posibilidad de capacitar recursos humanos dentro y fuera del país. El intercambio de estudiantes de posgrado se constituye en una estrategia para formar redes de trabajo, proyección profesional y especialización de referentes en diversos temas.

En esta oportunidad el Instituto de Biotecnología recibió a los tesistas Luis Niño de la Fuente (España), Raven Motsewabagwe (Sudáfrica) y Alejandro Nava Vargas (México) quienes se capacitaron en las temáticas sobre bioenergía, biomasa y micobacterias, como parte de sus trabajos de posgrado .

Luis Niño de la Fuente, es máster en genética y biología celular y está dedicado a la biotecnología. Trabaja en Madrid en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, CIEMAT, organismo público de investigación de excelencia en materias de energía y de medio ambiente, así como en múltiples tecnologías de vanguardia y en algunas áreas de investigación básica, adscrito a la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad de España.

“Actualmente estoy haciendo la tesis sobre la producción de etanol a partir materiales lignocelulósicos y vine aquí por un intercambio entre países para aprender y vincularme”, comentó Luis Niño de la Fuente y agregó que su propósito es poder caracterizar una bacteria aislada por el grupo del INTA y obtener enzimas para ensayarlas en los procesos de sacarificación de paja de trigo, como parte de su tesis.

Eleonora Campos, doctora en Ciencias Biológicas e investigadora de CONICET con sede en el laboratorio de bioenergía del INTA Castelar, es la directora del becario en el país y explicó que “mediante un proyecto PICT internacional se estableció la colaboración entre España y Argentina, y nuestro grupo se comprometió a desarrollar enzimas para evaluar su actividad en la sacarificación de biomasa lignocelulósica para la obtención de biocombustibles de segunda generación”. El CIEMAT tiene la experiencia en el desarrollo y evaluación de métodos de pre-tratamiento para diferentes biomasas y a su vez en ensayar nuevas enzimas para ver cómo funcionan en base a esos pre-tratamientos y a esas biomasas. En este proyecto se seleccionaron dos tipos de biomasa, una leñosa y la otra no leñosa, de interés para ambos países. La biomasa de Eucaliptus fue aportada por España y la de residuo de cosecha de caña de azúcar, por Argentina. Primero se ensayaron distintas condiciones de pre-tratamiento para ambas biomasas, de manera de optimizar la recuperación de celulosa y hemicelulosas. Luego se evaluaron extractos enzimáticos que fueron desarrollados en el laboratorio de Bioenergía del INTA Castelar suplementando cocteles enzimáticos comerciales.

“Florencia Piccinni, licenciada en ciencias biológicas y becaria de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, viajó en 2014 a España para evaluar la actividad de enzimas desarrolladas en nuestro laboratorio y luego Luis vino a caracterizar un nuevo aislamiento bacteriano”, comentó Eleonora Campos y amplió, “Algunos resultados de los trabajos ya han sido publicados y otros están en proceso de publicación. El balance del proyecto es muy positivo, ya que el intercambio entre los laboratorios con experiencia en áreas diferentes enriquece los trabajos de investigación de ambos grupos. En este proyecto el grupo de Argentina brindó aportes desde la biotecnología y el desarrollo de enzimas y el grupo de España en lo referido a evaluación de pre-tratamientos y caracterización de biomasas”.

La Microbióloga Silvina Ghio, también es becaria doctoral de Eleonora Campos, en este caso la co-dirige con el investigador Daniel Grasso del Instituto de Suelos de INTA Castelar. El trabajo de investigación se refiere a la caracterización de las actividades enzimáticas de bacterias celulolíticas de suelo y en particular sobre un aislamiento de la bacteria Paenibacillus. Silvina colaboró con su par español en los ensayos del laboratorio y en la discusión de los resultados.

Este tipo de intercambios permite consolidar los vínculos entre laboratorios y además aprender nuevas tecnologías y establecer redes de contacto duraderas. Con esta modalidad, la capacitación de Florencia Piccinni permitió adquirir los conocimientos sobre cómo evaluar las enzimas en el proceso industrial y Luis Niño de la Fuente se capacitó en la prospección y caracterización molecular y bioquímica de bacterias celulolíticas para obtener nuevos extractos enzimáticos.

Campos destacó además que “El intercambio de becarios posibilita compartir experiencias con compañeros de diferentes países, que serán sus colegas profesionales en el futuro. La presencia de un pasante extranjero en nuestro laboratorio hizo que nos potenciemos mutuamente”.

Silvina Ghio, Luis Niño de la Fuente y Eleonora Campos

Raven Motsewabagwe es biotecnólogo y realizó la pasantía en el marco del posgrado que desarrolla en la Universidad de North-West en Sudáfrica. Como parte de su trabajo de investigación, se capacitó en el laboratorio de Biotecnología Ambiental y Bioenergía del Instituto de Biotecnología. “Viví una experiencia muy rica en mi estadía, sobre todo en conocer a colegas y aprender entre todos”, comentó Raven.

Durante el 2014 y mediante un proyecto de intercambio entre INTA, MINCyT y la Universidad North-West de Sudáfrica, profesionales de ambos países cruzan experiencia y fomentan vínculos para el fortalecimiento de una red en bioenergía.

Paola Talia, investigadora del Instituto de Biotecnología, líder del grupo de Biotecnología Ambiental y Bioenergía, es la contraparte por Argentina en el proyecto y Olubukola Babalola, por Sudáfrica. Destacó que "tenemos realidades similares y  entre países sur-sur, esas  similitudes aportan para el intercambio”

“Emiliano Ben Guerrero, becario de INTA, realizó una pasantía, en septiembre pasado, en la North-West University of South Africa y esto permitió iniciar el flujo para el intercambio y facilitó que Raven pueda continuar su trabajo de tesis aquí” afirmó Talia.

La actividad conjunta está enmarcada institucionalmente en el desarrollo de procesos para la transformación de biomasa en bioenergía. No hay intercambio de materiales biológicos entre países. Se estudian aislamientos de bacterias y se evalúa la actividad enzimática en intestinos de insectos (Argentina) y muestras se suelo (Sudáfrica).

“A partir de las muestras buscamos nuevas enzimas degradadora de celulosa, detectamos cuáles aislamientos son de mayor interés y los caracterizamos tanto cuali como cuantitativamente, para, en un futuro seleccionar un asilamiento en particular y secuenciar genomas e identificar genes celulíticos”, expresó Paola Talia.  El Instituto de Microbiología y Zoología Agricola colabora con la provisión de insectos (termitas, lepidópteros y coleópteros con diferentes hábitos alimenticios).

Por último la investigadora concluyó “sin dudas estas actividades de intercambio  fortalecen los vínculos y brindan oportunidades de relacionamiento, proyección para los tesistas y actualizaciones en laboratorio y búsqueda de nuevas técnicas”

Facundo Felice, Raven Motsewabangwe; Paola Talía y Emiliano Ben Guerrero

Alejandro Nava Vargas es médico veterinario zootecnista y hace su maestría en la Universidad de Querétaro de  México. Se capacitó durante cuatro meses en el Instituto de Biotecnología con el investigador Martín Zumárraga. Asimismo desarrolló parte de sus actividades en el Instituto de Patobiología, con el investigador Sergio Garbaccio.

La pasantía se efectuó en el marco de la colaboración entre INTA y la Universidad de Querétaro, lo que permitió complementar sus estudios de posgrado sobre Caracterización molecular de micobacterias. “Es una experiencia única el haber podido intercambiar con profesionales argentinos y profundizar en mi trabajo de tesis” afirmó Nava Vargas, “espero entrar en un doctorado para continuar la investigación y fomentar este vínculo académico y humano”, finalizó.

“En nuestro laboratorio, que dirige Angel Cataldi, hemos podido genotipificar micobacterias para establecer relaciones epidemiológicas a partir de las distintas colaboraciones con otros grupos de INTA y de otros organismos”, expresó Zumárraga y además afirmó que con el grupo de trabajo de México, dirigido por el investigador Feliciano Milián Suazo, se mantiene un  fuerte vínculo académico sustentado en el trabajo y publicaciones conjuntas.

Destacó también que “el paso de Alejandro por el laboratorio permitió avanzar en su tesis, pero sin dudas el intercambio nos enriqueció a todos”

 

 

 

Alejandro Nava Vargas y Martín Zumarraga

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
Personas mencionadas: Eleonora CAMPOS, Paola Mónica TALIA, Martin Jose ZUMARRAGA, Emiliano BEN GUERRERO, Silvina GHIO, Florencia Elizabeth PICCINNI, Sergio Gabriel GARBACCIO Raven MOTSEWABAGWE, Alejandro NAVA VARGAS, Luis NIÑO del FUENTE, Daniel GRASSO, Olubukola BABALOLA, Feliciano MILLIAN SUAZO