23 de Septiembre de 2020
Noticia

El INTA Junín se ocupa, con tecnología, de las tierras no irrigadas, para el desarrollo de la ganadería

Algo más del 30% de la ganadería bovina extensiva se lleva a cabo en la zona centro-este de Mendoza, con la participación de alrededor de 500 productores, por esta razón INTA Junín está desarrollando una serie de actividades vinculadas a la cría bovina.

Reforestación con algarrobo en tierras no irrigadas de La Paz, en el este de Mendoza.
Compartir
+A -A

El desplazamiento de la frontera agrícola impactó en la matriz productiva provincial, como consecuencia, el desarrollo de la ganadería en Mendoza ha ganado espacio en el Producto Bruto Agropecuario Provincial. Actualmente se posiciona en tercer lugar, después de la viticultura y la fruticultura (por encima de otras tradicionales como la horticultura y olivicultura). El aumento de la actividad ganadera se refleja en números: en los últimos 15 años la producción pasó de 15 a 30 millones de kilos de carne.

La ganadería bovina y caprina de cría se lleva a cabo principalmente en la zona de “secano” o, más apropiadamente, “tierras secas” bajo pastoreo directo, de manera tradicional y pasa desapercibida para numerosos habitantes urbanos y sectores vinculados al sector agropecuario, donde prevalece una mirada oasis-céntrica.

Ganadería bovina en tierras no irrigadas del este de MendozaLa ganadería y los recursos naturales

Las tierras no irrigadas de Mendoza pertenecen principalmente a la zona fitogeográfica del Monte. Se trata de un agroecosistema con grandes particularidades: sus precipitaciones (de 200 a 350 mm anuales) limitan la producción de los pastizales naturales, que son el alimento de base para la producción de terneros. Esto define la productividad ganadera, basada en el manejo del pastoreo y la capacidad de carga animal por hectárea. El monte, además de los pastizales, posee vegetación arbustiva y bosques de algarrobo, entre otros, de diversas densidades y superficies. Es decir, los campos ganaderos de Mendoza se desarrollan en áreas de bosques nativos que brindan servicios ecosistémicos: producción de oxígeno, regulación de los ciclos de agua, amortiguación de la temperatura, protección de la fauna, de los suelos; desde el punto de vista productivo proporcionan sombra y generan ambientes más propicios para la producción animal en los sistemas áridos.

La falta de un adecuado manejo de los pastizales puede conducir tanto al sobrepastoreo como al subpastoreo, y debido a la fragilidad de estos ecosistemas, las consecuencias sobre el medio ambiente son de alto impacto. El sobrepastoreo conduce a procesos de desertificación, que son observables en algunas zonas. Por su parte, el subpastoreo deja una gran cantidad de material disponible en superficie, que a la salida del invierno y en años de sequías prolongadas como el que estamos atravesando, se transforma en combustible en caso de incendios.

Fuente: Cluster Ganadero de Mendoza. En base datos DEIE 2018.

Acciones desde INTA Junín

PIT: Plataforma de Innovación Territorial Interregional Semiárido Central

Es el marco conceptual de muchas de las acciones que se desarrollan actualmente en cuanto a la ganadería desde INTA Junín. Se trata básicamente de la conformación de un equipo interdisciplinario de agentes de los Centros Regionales Mendoza-San Juan y La Pampa San Luis, para generar innovación territorial, conectar problemas, demandas y necesidades, con oportunidades que van surgiendo a partir de la articulación institucional. El acompañamiento de las Agencias de Extensión Rural (AER) es indispensable; desde INTA Junín participan muy activamente las AER Santa Rosa y Rivadavia, junto al área de Comunicación de la Experimental.

Actualmente se está consolidando el Equipo Interregional, con reuniones semanales, y articulando acciones con otros instrumentos de la nueva cartera: Proyecto Eficiencia y Sostenibilidad de la Cría y Recría Bovina, Recursos Naturales y Manejo de Bosque con Ganadería Integrada (MBGI).  “Hacemos esfuerzos para que la Zona Este de Mendoza aparezca con mayor relevancia en el mapa nacional de cría bovina, pastizales, monitoreo, reconociendo que somos zonas marginales para la actividad”, afirma Gaby Quagliariello, participante de la PIT Interregional.

Otra actividad de la Plataforma de Innovación Territorial que permite la pandemia, es mejorar la información disponible a través del desarrollo de Sistemas de Información Geográfica (SIG), con respaldo de información estadística, y descripción de los sistemas productivos. La finalidad es aumentar la eficiencia de los productores bovinos. Ya se ha generado un banco de información confiable y actualizada de las tres provincias que participan de la PIT.

En la búsqueda del fortalecimiento de las articulaciones institucionales, la PIT de Semiárido Central también está participando en la Unidad Mixta. Este es un equipo de trabajo interdisciplinario que analiza y describe el Sistema Agroalimentario Regional, en donde participan referentes de INTA del Centro Regional Mendoza-San Juan, la UNCuyo y CONICET, con la finalidad comprender y mejorar los sistemas productivos y la calidad de vida en el medio rural.

Proyecto Estructural MBGI

Se están desarrollando experiencias piloto de Manejo de Bosque con Ganadería Integrada, con el acompañamiento de la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza y el INTA está participando en el Comité Provincial de MBGI.

A fin de evitar los efectos adversos que provoca la sobrecarga de animales, es necesario el monitoreo de la carga ganadera y la planificación de reservas forrajeras. Este año se presentaron dos planes de MBGI en el marco del Proyecto, en campos de productores ganaderos de Santa Rosa y Lavalle, cercanos a las Reservas Ñacuñán y Bosque Telteca, para realizar mejoras de instalaciones y aguadas. Así también se ha presentado una propuesta de limpieza de Picadas Cortafuegos para campos del sur de La Paz, que pertenecen a pequeños productores caprinos y bovinos, integrantes de la Cooperativa La Sureña.  

Dos proyectos con fondos externos al INTA: Junín y Rama Caída

Estas actividades están relacionadas a la incorporación de tecnología para la mejora de la eficiencia productiva y la preservación de los recursos naturales.

Plantas de algarrobo para reforestar en el este y sur de Mendoza•             Restauración del monte nativo: El proyecto es “Apoyo para la implementación del Programa Nacional de Protección de Bosques Nativos. Reforestación en sitios piloto con algarrobos en La Paz y San Rafael”. Está financiado por el Programa Naciones Unidas para el Desarrollo.

Las actividades han alcanzado un alto grado de avance. En INTA Junín se puso en marcha un vivero específico con este fin, contando con la experiencia de los técnicos de la Estación Experimental. Se obtuvieron 5000 ejemplares de algarrobo, que ya fueron trasplantados en abril-mayo de 2019 a un campo privado, cubriendo una superficie total de 25 ha. Durante el verano se realizaron los riegos correspondientes. Este proyecto además ha tenido un fuerte componente de formación de recursos humanos con la participación de titulares del Programa Hacemos Futuro (Min. Desarrollo Social); y pasantías de alumnas de la Facultad de Ciencias Agrarias (Recursos Naturales Renovables) de la UNCuyo, para concretar su tesis de grado, así como de Agronomía de SupAgro, de Montpellier, Francia.

Finalmente, la articulación con el Municipio de La Paz en la primera etapa, fortaleció el proyecto en las fases de plantación y riegos, ya que los aportes permitieron bajar costos. La comunidad ha demostrado gran interés en la experiencia y deseos de intervenciones similares en sus predios.

•             Manejo de Tierras Secas: El proyecto es “Adaptaciones de Tecnologías para el Manejo Sustentable de Tierras de la Región Central del Monte de Mendoza”. Está financiado por el Programa Naciones Unidas para el Desarrollo. Su objetivo principal es validar tecnologías disponibles y elaborar directrices para el manejo sustentable de sistemas ganaderos reales en la ecorregión Monte, que permita revertir procesos de degradación.  

El proyecto ha tenido reuniones de lanzamiento y monitoreo, en 2019, con el Coordinador Nacional del programa, técnicos participantes y productores referentes de las unidades de intervención, que mostraron sus formas de producción y la problemática de sus zonas. Hacia fines de 2019 se realizó una práctica de rolado para combatir la arbustización y se sembró Buffel grass en 25 ha en el Módulo Norte (La Josefa). Se ha trabajado con imágenes satelitales para obtener una zonificación del campo, sistematizando la información disponible para el área, y se cartografiaron los campos a trabajar. En estas unidades de intervención se definieron distintos tipos de ambientes, cuya oferta forrajera invernal fue evaluada durante julio de 2020 para definir Prácticas Sustentables de Manejo. En una última etapa se espera concretar un pozo para la obtención de agua, a fin de disponer de una aguada central en el potrero principal, poder dividirlo y mejorar la distribución de los animales. La última etapa del proyecto es realizar actividades de capacitación a productores de la zona, para mostrar los avances obtenidos en los dos módulos que lo componen.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Mendoza
Personas mencionadas: