15 de Diciembre de 2014
Noticia

Enfermedades clostridiales: “gangrena gaseosa y tétanos”

La prevención de enfermedades clostridiales es de suma importancia ante la realización de los trabajos de señalada y descole, donde aumenta el riesgo de que los animales enfermen debido a las heridas generadas.

Borrega sufriendo una tetania
Compartir
+A -A

Las enfermedades clostridiales son producidas por bacterias que se encuentran ampliamente distribuidas en la naturaleza, entre ellas gangrena gaseosa y tétanos.

En ambas enfermedades la infección es de origen exógeno, es decir que la bacteria proviene del medio ambiente. La vía de entrada frecuente son las heridas causadas como resultado de señalada, descole, castración, esquila o punciones (inyecciones o pinchazos); aquí suele producirse el ambiente propicio para que las bacterias se reproduzcan y liberen toxinas.

En el caso de gangrena gaseosa los animales suelen estar decaídos, rengos (claudicación de algunos de los miembros), posteriormente aparecen tumefacciones edematosas y crepitantes (al tacto se nota la presencia de gas). La muerte ocurre 12 a 48 hs posteriores. La enfermedad conocida como “Cabeza Hinchada de los Carneros” o “Big Head”, generalmente ocurre por la contaminación de heridas en la cabeza debidas a las peleas que suelen tener los carneros adultos entre sí.

La bacteria del tétanos produce una toxina la cual actúa sobre el sistema nervioso, se caracteriza por causar la contractura permanente de la musculatura del animal, entre algunos síntomas observamos rigidez y temblores musculares, respuesta exagerada a estímulos, posición de caballete, postración y muerte.

Los tratamientos de estas enfermedades no siempre son efectivos, por lo cual la prevención es fundamental, lográndose a través de la vacunación de los animales a fin de obtener una muy buena inmunidad en el momento de mayor riesgo, siendo fundamental la desinfección de las heridas y la limpieza de las herramientas que utilizamos en la señalada y/o vacunación.

Actualmente existen en el mercado vacunas polivalentes que incluyen varias enfermedades clostridiales, entre ellas gangrena gaseosa y tétanos. El plan de vacunación debería contemplar dos dosis en corderos con un intervalo de 21 – 30 días (por ejemplo señalada y destete), y la revacunación anual de todos los animales unos 30 días previos al inicio de los partos (esquila preparto). Tener en cuenta al momento de la vacunación de leer el membrete de la vacuna, donde dirá su forma de aplicación, dosis y modo de conservación (refrigeración de 2 – 8ºC; nunca congelar), además jeringas y agujas deben estar limpias y desinfectadas al ser utilizadas.

Se recomienda desinfectar las herramientas al momento de capar, descolar o señalar un animal, y mejorar el manejo de la esquila (menos cortes) y la higiene del establecimiento. En caso de haber heridas en los animales, las mismas deberían desinfectarse con productos para tal fin (agua oxigenada, alcohol, entre otros).

Ante cualquier duda o consulta diríjase a su Médico Veterinario de confianza o acérquese a la Agencia de Extensión Rural del INTA más cercana.

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Santa Cruz
    • Rio Galegos
Personas mencionadas: