06 de Junio de 2018
Noticia

Hidroponia en el AMBA: lograr buenos rindes sin suelo

Desde el INTA Avellaneda, junto con la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) y la Municipalidad de Almirante Brown, se trabaja en trasmitir esta forma sustentable de cultivar para la agricultura periurbana.

Capacitación de hidroponia en AMBA
Compartir
+A -A

¿Por qué la hidroponía en el AMBA? Porque es una técnica de cosecha bajo agua que surgió como una alternativa debido a la poca disponibilidad de tierras en las áreas hortícolas de las ciudades; además se la utiliza cuando el suelo está muy degradado incrementando el uso de nutrientes. Por esto desde el INTA Avellaneda se dictan jornadas sobre esta técnica en la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) junto a la carrera de Nutrición.

René Castro, técnico del Programa Prohuerta (INTA/Ministerio de Desarrollo Social de la Nación) del INTA Avellaneda, quien está al frente de esta capacitación junto al técnico de la Granja Educativa Municipal de Almirante Brown Walter Ramírez, dijo que “se trata de una técnica aplicable en todos los sectores ya que es simple de implementarse por eso vamos a desarrollar los conocimientos básicos para que pueda implementarse en la huerta familiar periurbana”.

“La hidroponía puede adecuarse a la agricultura periurbana generando una mejor calidad en la tarea diaria del agricultor; y por sobre todo le permite tener una muy alta eficiencia en el uso del agua y los nutrientes”, señaló Castro.

Ramírez recordó que en un sistema hidropónico pueden cultivarse distintos tipos de plantas: desde hortalizas, flores hasta aromáticas. Sólo por citar algunas la lista incluye: albahaca, rabanitos, zapallitos, berenjenas, papas, tomates, lechuga, florales, melones, sandías que pueden obtenerse utilizando como soporte un pequeño cajón de esos que contienen pollo o pescado: “Se logran hasta 12 plantas de lechuga de un promedio de 350 gramos y con textura y sabor con 20 litros de aguas más sales en esos pequeños cajoncitos bien cerrados para que nos le penetre la luz al cultivo”, indicó.

Esta producción bajo agua forma cultivos vigorosos con menos enfermedades: “Esto es clave ya que se disminuye la aplicación de todo tipo de herbicidas logrando una cosecha orgánica que también es muy usado como complemento forrajero a partir de cultivar maíz y lograr en 15 días pequeñas plantas ideales para alimento de gallinas ponedoras de una huerta o granja como una forma de bajar costos y multiplicar rendimiento y aumentar la comercialización”, destacó Ramírez.

Para el especialista de la Granja a esta tecnología “genera excelentes rendimientos sustentables junto a una óptima calidad en lo producido”. Además, remarcó, que las posibilidades de cultivar de esta forma se multiplican en distintos sistemas y superficies como aeroponia, sustratos (de origen mineral u orgánicos) y organoponia (donde hay un suelo orgánico) utilizado en flores en zonas como San Pedro.

Como tips los técnicos indicaron que para una buena producción es clave: estar cerca de una fuente de agua potable, las plantas deben recibir un mínimo de 6 horas de luz solar, deben estar protegidas de los animales domésticos y se deben resguardar a los cultivos de la lluvia y las heladas. Se trata de una técnica que en América tiene más de 5 mil años cuando se la comenzó a utilizar en México, contaron. 

La capacitación desarrollada en la UNLa es tanto para asociaciones, estudiantes, familias, organizaciones, productores, profesionales, terciarios, universitarios como para público en general.  Los participantes coincidieron en que esta modalidad de trabajo les resulta muy cómoda y provechosa “por eso siempre seguimos con atención las jornadas y cursos que presenta el INTA Avellaneda”.

Sustentabilidad

Como aportes para un uso más eficiente de la hidroponía se agrega que es importante colectar agua de lluvia a partir de los techos de los invernaderos, evitando la extracción subterránea y asegurando la calidad de lo que luego repercutirá en los alimentos.

Además en esta técnica no hay vertidos de efluentes que contaminen el medio ambiente porque reutilizan la solución nutritiva de los drenajes y se consumen en el ciclo de producción; se trabaja con sustratos de base orgánica como compost y turbas, entre otros, para contar con un medio de soporte adecuado para el desarrollo de las distintas especies cultivadas y pueden ser reutilizados durante varios años.

En suma, amplía el INTA San Pedro especialistas en este uso, al ser más vigorosas, las plantas son menos susceptible a plagas y enfermedades y por tanto se disminuye la necesidad de realizar aplicaciones de pesticidas, que cuando se realizan con en el marco de la aplicación de un protocolo de Buenas Prácticas Agrícolas.

Para más información:

EEA AMBA Comunicación
eeaamba.comunica@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Lanús
Personas mencionadas: Rene CASTRO Walter Ramirez