01 de Noviembre de 2017
Noticia

La gestión de financiamiento como estrategia para el desarrollo del territorio

Más de 7 millones de pesos en inversiones para el fortalecimiento organizacional, la mejora productiva y la diversificación. 58 unidades productivas de pequeños y medianos productores transformaron sus emprendimientos.

INTA - Adquisición de tractor para la Coop Horticola Escobar
Compartir
+A -A

Desde el año 2013 INTA Campana se gestionaron distintas líneas de financiamiento que permitieron el fortalecimiento de las organizaciones de productores, así como también, el aumento y la mejora de la calidad en la producción hortícola, florícola y apícola. Además, se promovieron inversiones en procesos de valor agregado con impacto regional. Mediante distintas herramientas se pudo acceder a un monto total de $ 7.584.000 que beneficiaron de manera directa a 58 unidades productivas de los partidos de Escobar y Campana.

A partir de la gestión de distintas líneas de financiamiento se buscó resolver la dificultad que tienen los productores del sector de la agricultura familiar en el acceso a recursos para la adquisición de maquinarias y herramientas. Por otro lado, se trabajó para dar respuesta a las limitaciones que enfrentan los productores individuales cuando buscan acceder a inversiones en infraestructura que les posibilite generar valor agregado. A partir de las acciones que los técnicos y profesionales realizaron en distintos espacios de trabajo grupal, se identificaron demandas y desafíos para la construcción colectiva de soluciones a las principales problemáticas que los afectan. Asimismo, con la gestión de financiamiento se pudo incorporar capital de trabajo a los emprendimientos y promover el fortalecimiento del capital social.

Una de las principales dificultades que tiene el sector de la agricultura familiar es el acceso al crédito. Para mejorar esta situación por medio del Programa Interris, 38 pequeños y medianos productores hortícolas y apícolas de la zona de Escobar y Campana accedieron al crédito por un monto total de $ 1.520.000, es decir $ 40.000 por unidad productiva. Este apoyo permitió a los horticultores construir nuevos invernáculos, y a los apícultores incrementar la cantidad de colmenas para la producción de miel y ampliar la diversificación con la producción de polen. “Resulta muy importante la posibilidad desarrollar capacidades de gestión para la búsqueda de financiamiento ya que permiten fortalecer el impacto de las acciones en el territorio. Todas estas actividades se realizaron en un marco de planificación y coordinación junto con las organizaciones de productores y los distintos organismos públicos que intervienen en el territorio”, explicó Maribel Carrasco, Agente de Proyecto de Cambio Rural, responsable de coordinar esta área de trabajo junto con el equipo de INTA Campana.

Otro de los problemas que se buscó resolver con el acceso a fuentes de financiamiento fue la mejora productiva a partir del agregado de valor y la diversificación que, en la mayoría de los casos, requiere una importante inversión en maquinarias e infraestructura. El agregado de valor en la producción apícola fue uno de los objetivos que se propuso desarrollar a partir del trabajo de INTA Campana junto con las Cooperativas Apícolas Amuyen y Apidelta que integran la Federación de Cooperativas Apícolas Ltda. (FECOAPI). De este modo, a partir del Grupo de Cambio Rural de Valor Agregado en Origen, “Aguamiel del Paraná”, integrado por jóvenes productores, se impulsó la producción de cerveza de miel e hidromiel. Es así que se presentó un proyecto en la Línea Sistemas Productivos Locales de SEPyME para la adquisición de las maquinarias destinadas a la elaboración de estos productos.

Por otro lado, por medio del programa PRODERI de la UCAR se avanzó en la construcción de una planta de limpieza, secado y envasado de polen. Esta instalación es inédita en el país y estará al servicio de los productores apícolas de la región y les permitirá mejorar la cantidad y la calidad de la producción de polen, así como también posibilitará mejora la comercialización de un producto de alta demanda cumpliendo con los requerimientos que establece el Código Alimentario Argentino.  “Esta planta modelo será un ejemplo de lo que en INTA llamamos innovación tecnológica puesta al servicio de los pequeños productores. Trabajamos cotidianamente para acercar tecnología y fortalecer las organizaciones. Este desarrollo sintetiza nuestra mirada acerca de las transformaciones que queremos alcanzar”, mencionó Diego Castro, Coordinador del PRET Norte de INTA. 

Otro de las problemáticas de los apicultores de la zona son las dificultades para el acceso a una planta de fraccionamiento habilitada. Los pequeños productores tienen un tienen un alto costo de logística para fraccionar su producción ya que deben trasladarse largas distancias y pagar por este servicio.  A partir de la gestión de financiamiento se pudo acceder a los recursos para la instalación de una planta fraccionadora de miel. A través del Programa Entramados Productivos del Ministerio de Trabajo de la Nación en 2016 se obtuvieron los fondos para la construcción una planta fraccionadora que actualmente se encuentra en plena obra. “Gracias al trabajo conjunto y organizándonos en forma cooperativa pudimos mejorar nuestro fraccionado que antes lo hacíamos de manera artesanal. Podremos contar con una planta habilitada accesible en distancias y costo, lo cual nos permitirá obtener los registros para la venta de alimentos. Esto es un gran avance ya que nos posibilitará incrementar nuestros canales de venta”, relató Daniel Biscaiburo, productor apícola de Zarate.

Asimismo, por medio de la misma línea de finamiento, la “Cooperativa Hortícola Productores Familiares de Escobar” pudo adquirir un tractor y elementos de protección personal. “Para nosotros fue de gran ayuda el tractor porque dejamos de alquilar, pudimos trabajar mejor la tierra, bajar los costos. Ahora hacemos el laboreo de la tierra en el momento en que nosotros lo necesitamos”, señaló el productor hortícola Eliseo Camacho. La incorporación de nuevas herramientas trajo aparejado aprendizajes no solo en las practicas productivas sino también en los aspectos organizacionales. “El proceso participativo de gestión del financiamiento y la ejecución del mismo, más allá del impacto productivo, generó un impacto muy positivo en el fortalecimiento organizativo del grupo. Los productores tuvieron que organizarse para el uso asociativo de la nueva maquinaria, planificar la producción y establecer acuerdos para mejorar sus emprendimientos”, agregó Sebastián Coll, responsable Técnico de INTA Campana.

Además, desde la agencia de extensión Campana se logró la aprobación de cuatro Proyectos Especiales de ProHuerta: dos para fortalecer al sector hortícola, uno para un grupo de productores agroecológicos diversificados y el cuarto proyecto se propuso aumentar la producción de plantas ornamentales y aromáticas con manejo agroecológico de cinco familias de floricultores.

Los primeros pasos

Para acceder a las líneas de financiamiento los técnicos aseguran que en primer lugar es necesario fortalecer organizacionalmente a las cooperativas y asociaciones de productores.  La mayoría de las líneas de financiamiento tienen como requisito que sean organizaciones constituidas formalmente. Es decir, que implica un trabajo técnico de facilitación y acompañamiento permanente para mejorar la situación administrativa, contable y aspectos de gestión de los emprendimientos. “El fortalecimiento de las organizaciones es el puntapié inicial para gestionar financiamiento y para ello es fundamental no sólo promover la formación de nuevas cooperativas y asociaciones sino también acompañar a los productores para que puedan mejorar su capacidad de gestión”, señaló Maribel Carrasco. De esta manera con la utilización de los Pequeños Aportes de ProFeder, tres cooperativas, dos apícolas y una hortícola, regularizaron su situación formal, lo que a su vez les permitió poder acceder a nuevos proyectos de financiamiento.

El 80% de los fondos gestionados son aportes no reembolsables y un 20% son créditos con tasas de interés accesibles para pequeños productores. Estos fondos permitieron mejorar la calidad y la escala de producción e impulsar emprendimientos cooperativos de valor agregado a los fines de mejorar la trazabilidad, crear nuevas fuentes de trabajo y ampliar las vías de comercialización. 

Todas estas acciones se basan en un cambio en las prácticas de los extensionistas que asumieron el compromiso como agentes de desarrollo, incrementando la capacidad de articular con distintos actores, movilizar las capacidades locales y facilitar así la innovación en los territorios buscando contribuir a la solución de los problemas y desafíos de la agricultura familiar. Todas estas líneas de trabajo se realizan en el marco del Proyecto Aportes al desarrollo sustentable de la agricultura urbana y periurbana en el territorio norte del área metropolitana de Buenos Aires (PRET Norte del AMBA)

Para más información:

EEA AMBA - Comunicación
eeaamba.comunica@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Campana
Personas mencionadas: Sebastian COLL, Diego CASTRO Maribel Carrasco