24 de Septiembre de 2021
Noticia

La Huerta en zonas áridas y semiáridas

Si bien las características del suelo y el clima de estas regiones dificultan el desempeño de la producción hortícola, existen diversas estrategias que ayudan a sortear los obstáculos para lograr una buena productividad

Compartir
+A -A
Autores

Daiana Susana HUESPE

,
Edición: Área de Comunicación EEA INTA Anguil

Todo ambiente nos brinda oportunidades y limitaciones, siendo las condiciones climáticas determinantes para las formas de producir nuestros alimentos. Las zonas áridas y semiáridas poseen condiciones ambientales extremas que reducen las alternativas productivas, y aunque el desarrollo de las plantas en una huerta resulta difícil, no quiere decir que no se pueda sino que debemos tener en cuenta algunos aspectos técnicos.

 

 

Conocer el régimen de precipitaciones: Es un factor importante para planificar la cantidad de agua necesaria en riego, de acuerdo a la época del año, siendo mayor en los meses calurosos y menor en los meses fríos. Toda planta extrae el agua que necesita del suelo y las hortalizas que sufren carencias de agua tienden a producir frutos más pequeños, de menor tamaño y más duros.

 

Recomendación:

- Usar con preferencia el riego por goteo, para ahorra agua y ser eficiente en su uso. - Recubrir el suelo con algún acolchado para reducir la evaporación de agua del suelo, al tiempo que aumenta la formación de humus y la humedad perdura más tiempo, por lo tanto se disminuye la frecuencia de riego.

- Recolectar agua de lluvia para riego.

 

 

El viento: Es otro factor a considerar, ya que debido a sus intensidad produce menor o mayor transpiración en las plantas y, por tal causa, los cultivos necesitarán de una mayor o menor cantidad de agua para su desarrollo.

 

Recomendación:

- Incluir en la huerta cercos/cortinas protectores (cercos vivos), ya que disminuyen el efecto del viento, producen un microclima que disminuyen los efectos de las heladas en invierno y aminorando las temperaturas en verano, es decir que actúan como reguladores.

 

 

Las Temperaturas: Siguiendo el ritmo de la estaciones, ayudan a definir el plan de siembra de las hortalizas.

 

Recomendación:

- Utilizar un calendario de siembra local durante todo el año, para identificar las especies que solo son aptas para la siembra en otoño–invierno, o primavera–verano. Disponible en: https://inta.gob.ar/sites/default/files/inta-prohuerta-lapampa-calendario-siembra.pdf

- Utilizar micro túneles y/o macro túneles, para producciones de invierno, y las estructuras de media sombra para producciones estivales.

 

Conocer y cuidar el suelo: Las plantas necesitan nutrirse para poder desarrollarse y lo hacen consumiendo diferentes nutrientes que se encuentran en el suelo.

 

Recomendación:

- Incorporar abonos orgánicos (compost, humus, estiércol de vaca, caballo, chiva, gallina, conejo).

- Mantener el suelo cubierto con material vegetal, por ejemplo con hojas secas, para evitar la erosión a causa del viento y del agua de lluvia.

- Airear el suelo por lo menos 30 cm de profundidad y trabajarlo de manera vertical para evitar dar vuelta el pan de tierra.

 

 

Una experiencia que se lleva a cabo es el desarrollo de la huerta municipal y comunitaria de la localidad de Puelches, en el oeste de La Pampa, en donde técnicos de ProHuerta, integrantes de la Agencia INTA General Acha, brindaron asesoramiento, seguimiento y entrega de insumos como la semilla.

 

Para comenzar la huerta, en primera instancia, se eligió el sitio en función de la cercanía a una fuente de agua. Como primera labor se delimitó y cerco el lugar para evitar el ingreso de animales domésticos. Luego, se realizó una plantación de álamos con el fin de proporcionar protección de los vientos.

 

Para la realización de plantines, se armó un plantinero con base de estructura en madera y cubierto con polietileno de larga duración térmica, que permita la producción en los períodos de frío y ocurrencia de heladas.

 

En otoño-invierno se produjeron especies de hoja bajo microtúneles. En la actualidad se está abonando con recursos disponibles en la zona, como es el estiércol de caballo y vaca. Mientras que para las hortalizas de fruto como tomate y pimiento se armará un sombráculo con media sombra al 35%, ya que la radiación en los meses de verano es alta y se requiere de ese cuidado para evitar que se quemen los frutos y disminuir el estrés en los cultivos.

 

 

Para más información:

huespe.daiana@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • La Pampa
    • General Acha
Personas mencionadas: