14 de Agosto de 2020
Noticia

Los Árboles en la Huerta: Frutales

En esta nota brindamos consejos esenciales para esta producción en la provincia de La Pampa. Las frutas son alimentos muy importantes en la dieta de cualquier persona, aportando distintos nutrientes

Compartir
+A -A
Autores
,
Edición: Área de Comunicación ProHuerta La Pampa

Cuando hablamos de árboles en la huerta nos imaginamos los frutales y dentro de ellos hay una gran diversidad de especies, cada uno con características, flores y frutos distintos. Los árboles nos brindan sombra, madera, soporte para plantas trepadoras. En cada primavera nos regalan sus flores y colores, atrayendo a las abejas y otros insectos polinizadores. Son refugio para insectos y aves, y contribuyen a evitar la erosión por el viento y el agua.

 

Desde el punto de vista de la alimentación, los frutales a diferencia de los vegetales, producen por muchos años. Las frutas son fuente de vitaminas y minerales, algunas pueden también contener grasas, aceites y proteínas. En las huertas familiares se consideran alimentoscomplementarios.

 

Desde el programa ProHuerta se fomenta la integración del componente “Frutales” junto al de “Huerta” y “Granja”, ya que la experiencia de plantar un árbol y obtener los frutos es una acción satisfactoria para quien se anime a realizarla.

 

En La Pampa, algunos de los árboles frutales que más se adaptan a las condiciones climatológicas son, dentro de los denominados de pepita: el peral y el manzano; y dentro de los de carozo: el duraznero, el ciruelo y el damasco, entre otros.

 

Es fundamental contar con material de propagación de origen confiable proveniente de plantas madres cultivadas especialmente para esta finalidad.

 

¿Cuándo plantar el frutal?

El estado fenológico ideal para la compra y plantación de un frutal a raíz desnuda, es durante el otoño y/o invierno, ya que este período las plantas no tienen raicillas activas y no hay pérdidas por manipulación.

 

¿Dónde plantar un árbol frutal?

El área debe estar protegida de vientos y no ser un sector inundable. Seleccionar aquellos sitios que estén iluminados por el sol para lograr una maduración uniforme de los frutos.

Es importante considerar un radio de 2 metros, y si desean plantar más de uno, se debe dejar una distancia de 4 metros entre sí. La profundidad debe ser de por lo menos 1 metro.

 

Pasos de plantación

Realizar un hoyo de 40 a 60 cm de profundidad donde se va a colocar la planta. Se debe separar y no mezclar los perfiles, los primeros 20 cm del perfil se pueden mezclar con abonos orgánicos o lombricompuesto y utilizarlo para tapar las raíces.


Los 40 cm restantes del hoyo se utilizan para el llenado del pozo una vez plantado.El pie o porta injerto debe quedar por fuera del hoyo, sin taparlo, para no inducir la brotación de las yemas adventicias del portainjerto.

 

Una vez plantado el frutal se procede a la poda de formación, el propósito es darle fortaleza a la estructura para que optimice el manejo y una rápida iniciación de la producción frutal. Esta acción puede llevar, según el frutal y la variedad, de 1 a 3 años desde la plantación.

 

Mientras el árbol crece se deben podar las ramas que están muy cerca o que se cruzan entre sí, con el fin de permitir que el aire y la luz circulen por el árbol, reduciendo plagas y promoviendo la fructificación. Es necesario podar las ramas débiles, las que se inclinan demasiado dejando los frutos cerca del suelo y aquéllas que se orientan hacia el centro del árbol.

 

Otros cuidados y recomendaciones: 

 

- Un árbol joven necesitará un tutor para crecer recto y no doblarse. Se puede usar una caña o palo, enterrarlo al lado del árbol y atarlo (sin estrangularlo) con un hilo. A medida que el árbol crezca y engrose su tallo, deberemos aflojar el atado, hasta verificar que el árbol se pare por sí solo.

 

- Los frutales jóvenes son muy sensibles a sequías y necesitan riegos diarios durante la temporada seca, en los dos primeros años de vida.

 

- Mantenerlo libre de malezas en todo el diámetro que cubra su copa, podemos colocarle cobertura vegetal seca.

 

- Durante el invierno hay especies que son sensibles a las heladas, por lo cual cubrirlos con malla antihelada es una buena práctica. Tener en cuenta que las heladas tardías en primavera son las más peligrosas, ya que queman las flores y perjudica al cuajado de frutos.

 

- Para enfermedades y plagas, lo más recomendable es monitorear y actuar preventivamente.

 

 

 

Para más información:

 

huespe.daiana@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • La Pampa
    • General Acha
Personas mencionadas: