14 de Mayo de 2018
Noticia

Stevia en la huerta: dulzura sin calorías

Técnicos del INTA Avellaneda junto a la carrera de Nutrición de la UNLa enseñan a cultivar este endulzante natural para bebidas, postres, infusiones y todo tipo de alimentos.

Compartir
+A -A

Realizar este taller fue un gusto. Nunca mejor dicho, ya que técnicos del INTA Avellaneda junto a la carrera de Nutrición de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) trabajan en el cultivo de stevia en la huerta. Este endulzante natural, según los especialistas, no agrega calorías y puede adaptarse al clima y suelo bonaerense.

“Uno de los objetivos es promover la stevia en huertas, jardines, invernáculos, macetas para interesar a pequeños productores familiares y minifundistas a emprender proyectos para su cultivo y mercadeo; este cultivo aporta a las familias un edulcorante natural para bebidas, dulces y alimentos varios”, explicó René Castro, técnico de la agencia Avellaneda quien dictó esta jornada en la UNLa, organizada por el Programa Prohuerta (Ministerio de Desarrollo de la Nación – INTA), para docentes, técnico, estudiantes, promotores, productores y huerteros.

Este tipo de talleres profundizan sobre los beneficios de la utilización de stevia para el cuidado de la salud, especialmente en quienes deben cuidarse del exceso de azúcares en su dieta.

En la capacitación se presentó el ensayo del cultivo que se realizó en el municipio de La Plata en 2006 con la participación de los técnicos del INTA Mario Castro, Alejandro Taladriz y Marcelo Miranda. En el trabajo se aprecia la adaptación de esta especia al clima y suelo bonaerenses.

Yerba dulce y con propiedades

“El conocimiento acerca del uso y propiedades de la Stevia rebaudiana se lo debemos a la etnia guaraní que la denominan en su idioma Kaa- Heè - yerba dulce-, Descubrieron sus cualidades y durante cientos de años conservaron en sus comunidades el hábito de su consumo”, resume Castro.

Es una planta de 40 a 80 centímetros de altura y es de la familia de las compuestas de raíz: fibrosa, perenne, abundante cabellera, no profundiza. Sus hojas son elípticas, lanceoladas, pequeñas, simples, borde dentado, y velludas. Órgano con mayor porcentaje de edulcorante. Es de floración escalonada con flor hermafrodita, pequeña, blanquecina. Polinización entomófila.

Además, coinciden los disertantes, contiene propiedades antibacteriana especialmente de mucosas bucales y vaginales debido a su actividad antibiótica y antimicótico; en buches, baños de asiento. Reduce Salmonellas, Escherichia coli, Staphilococus. Mitiga la fatiga y el cansancio mediante mascada o en infusión fría.

Y suman que posee efectos antioxidantes, se usa en desórdenes hepáticos, de páncreas y bazo, en infusión. Estimula las células Beta del páncreas relacionado con la secreción de insulina. Cicatrizante en cremas, jabones y extracto blando para uso externo; infusión, tintura para uso interno, vasodilatador, efecto antiarrítmico e hipotensor.

 

Producto natural

Marina Wallinger, licenciada en nutrición, docente de la UNLa y Directora del proyecto “Desarrollo de un alimento dietético endulzante con tecnologías de baja complejidad para la transferencia en micro escala”, recomienda la stevia porque “es un edulcorante no nutritivo que aporta dulzor a las preparaciones pero no aporta calorías”.

En esta línea, Mónica Yedvab, también participante del proyecto, agregó que la stevia “es un producto natural y agroecológico si se lo cultiva en la casa como cualquier otra planta y podemos disponer así de un edulcorante saludable a muy bajo costo, para la familia”.

Este cultivo es ponderable ya que “desde el punto de vista cultural nos vincula a nuestra tierra, a los pueblos originarios y la Patria Grande. Y desde el punto de vista nutricional puede contribuir al mejoramiento de la salud de las personas”, afirmó Yedvab.

“Con esta hierba dulce es posible tener un endulzante natural en la terraza o balcón, preparar un mate y agregarle hojas frescas o deshidratadas con el sol. Una apuesta a la vida y la salud, difícil de rechazar”, sumó René Castro en la jornada.

Finalmente Wallinger sostiene que “con el resto de los edulcorantes no nutritivos y su consumo el posicionamiento científico mundial no es tan claro: siempre hay un gris”.

El proyecto está pensado como una alternativa concreta para personas con enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas con la alimentación y la nutrición, fundamentalmente para la población socialmente vulnerable. “Esta iniciativa trata de acercarnos más a esta planta milenaria, sumarla a la huerta familiar y apreciar sus principales beneficios de este endulzante natural”, puntualizó el técnico del INTA Avellaneda.

.:Más imágenes:
Click Aquí

Para más información:

EEA AMBA - Comunicación
eeaamba.comunica@inta.gob.ar

Referencias

Localización geográfica:
    • Argentina
    • Buenos Aires
    • Lanús